España

Del Paleolítico al contrabando, la frontera que marcó la historia hispanolusa

España

HISTORIA

Del Paleolítico al contrabando, la frontera que marcó la historia hispanolusa

Para la puesta en marcha del proyecto se organizarán visitas "teatralizadas" a los yacimientos rupestres de Siega Verde (España) y Côa (Portugal), mientras que en la ciudad de Pinhel, que sobresale por sus castillos de la Edad Media y las casas palaciegas de su casco histórico, se harán recreaciones medievales turísticas.

Entidades públicas de España y Portugal han diseñado un proyecto para poner en valor el patrimonio histórico y social de La Raya hispanolusa con el objetivo de atraer a turistas de todo el mundo mediante un recorrido histórico que va del Paleolítico hasta el contrabando del siglo XX.

Según informó este sábado Dulcineia Catarina Moura, coordinadora de Territorios do Côa, entidad que promueve la zona portuguesa que hace frontera con la parte española de Salamanca, el objetivo es destacar "la importancia de un territorio que marcó la historia de España y Portugal.

De esta manera, los visitantes podrán conocer los vestigios del Paleolítico Superior que hay en los ríos Côa (Portugal) y Águeda (España) -catalogados como Patrimonio Mundial por la UNESCO-, contemplar diferentes escenificaciones de batallas medievales que se libraron en la península ibérica o presenciar recreaciones de las Guerras Napoleónicas a principios del siglo XIX

"Pondremos en marcha prácticas comunes entre ambos territorios para atraer más visitantes a esta zona de la frontera", argumentó la coordinadora.

El proyecto, denominado "Descubrir La Raya" que prevé una inversión de 2,2 millones de euros, ha sido presentado como una de las iniciativas para ser financiadas a través de los fondos POCTEP, que es el Programa Operativo de Cooperación Territorial entre España y Portugal de la Unión Europea.

La iniciativa tiene como entidad coordinadora a la Asociación para el Desarrollo de la Comarca de Ciudad Rodrigo (ADECOCIR) y el resto de los socios son la Universidad de Salamanca, el Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro (España) y las entidades lusas de Territorios do Côa, Universidad Beira Interior (UBI), las Cámaras Municipales de Almeida y Pinhel, y la Junta de Vilar Formoso.

Para la puesta en marcha del proyecto se organizarán visitas "teatralizadas" a los yacimientos rupestres de Siega Verde (España) y Côa (Portugal), mientras que en la ciudad de Pinhel, que sobresale por sus castillos de la Edad Media y las casas palaciegas de su casco histórico, se harán recreaciones medievales turísticas.

El proyecto contempla, además, la construcción de dos centros de interpretación, uno en la localidad española de Fuentes de Oñoro (Salamanca) y un segundo al otro lado de la frontera, en Vilar Formoso.

Fuentes de Oñoro albergará el Centro de Interpretación de la Guerra de la Independencia, ya que esta zona supuso el inicio del retroceso de Napoléon en su intento por conquistar la península ibérica.

Y en Vilar Formoso, en la zona conocida como las Antiguas Escuelas, se creará el Centro de Interpretación del Contrabando.

En esta parte de La Raya hispanolusa, entre la provincia española de Salamanca y el distrito portugués de Guarda, el contrabando fue durante el siglo XX uno de los principales motores económicos.

Además, la práctica del estraperlo sirvió par fortalecer lazos sociales entre las aldeas fronterizas de España y de Portugal.

Los visitantes podrán conocer cómo se organizaban los grupos de contrabandistas para pasar productos prohibidos a uno u otro país, o cómo eran sus relaciones con los antiguos carabineros que día y noche vigilaban la línea de frontera.

El objetivo de este proyecto es el de promover iniciativas que mejoren la situación económica de los pueblos situados en la frontera, donde la población cada vez está más envejecida y necesita de iniciativas de desarrollo, según los responsables del proyecto.

A la idea de promover un turismo basado en un hilo conductor de la frontera, se le unirán diferentes acciones para promocionar el turismo de naturaleza a lo largo de los ríos Côa y Águeda.