Galicia

Miles de personas piden en Lugo la intervención de la planta de Alcoa

Galicia

Miles de personas piden en Lugo la intervención de la planta de Alcoa

Trabajadores de Alcoa San Cibrao, durante la manifestación (FOTO: Eliseo Trigo)
photo_camera Trabajadores de Alcoa San Cibrao, durante la manifestación (FOTO: Eliseo Trigo)
“Si no hay solución, gobierno dimisión”, fue uno de los gritos más repetidos

Miles de personas han reclamado este sábado en Lugo una intervención pública de la planta de aluminio primario que Alcoa tiene en San Cibrao, con el fin último de garantizar la producción en el complejo industrial y evitar el ERE que pretende aplicar la multinacional, que dejaría a 524 trabajadores de la plantilla en la calle y a varios cientos de las empresas auxiliares.

La manifestación partía de la Delegación Territorial de la Xunta de Galicia en Lugo y, tras recorrer un tramo de la Ronda da Muralla, subía a la Praza de Santo Domingo, pasaba por la de San Marcos y descendía por la calle Montevideo y la Rúa Nova hasta la Praza de Armanyá, donde esta la sede de la Subdelegación del Gobierno.

Durante la manifestación volvieron a escucharse consignas a favor de la aprobación por parte del Gobierno de un estatuto que regule el funcionamiento de las industrias electrointensivas y fije un precio competitivo para la energía, así como la intervención de la fábrica de San Cibrao para evitar que Alcoa apague las cubas de electrolisis, dado que ello supondría la muerte de la fábrica.

“Si no hay solución, gobierno dimisión”, fue uno de los gritos más repetidos durante la manifestación, así como consignas a favor de que la Xunta de Galicia apoye esa decisión, que los trabajadores consideran crucial para salvar el complejo.

En la sede de la Subdelegación del Gobierno, que estaba cerrada, el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, metió por debajo de la puerta, de “forma simbólica”, la solicitud de intervención de la planta.

La manifestación de Alcoa terminó con la quema ante la Subdelegación del Gobierno de Lugo de varios muñecos con la cara de los políticos que tienen en su mano tomar las decisiones y también de los directivos de la multinacional norteamericana.

Mientras, cientos de trabajadores golpeaban sus cascos de trabajo contra el suelo de la Plaza de Armanyá, el presidente del comité de empresa recordaba: "Si Alcoa cierra, nos quemamos todos"