La Revista

El Corralito: cocina sencilla con la gallina como protagonista

La Revista

El Corralito: cocina sencilla con la gallina como protagonista

Su carta es amplia con numerosas variedades de ensaladas, tortillas, revueltos y huevos

El local que nos ocupa hoy se encuentra en una calle pequeña, que comunica Hernán Cortés con Simón Bolívar. En uno de sus rincones, como si fuese un gallinero, con vallado y todo, se encuentra “El corralito”. Por su aspecto exterior y el nombre, se puede deducir que en la carta predominan los huevos y las carnes de pollo. Y así es. Una amplia carta, de revueltos, tortillas, huevos, crepes, ensaladas y una decoración divertida. Se trata de un establecimiento que está pensado para familias con niños pequeños. Incluso la distribución interior, en pequeños compartimentos permite comer tranquilamente sin sentirte molesto por la mesa vecina. Limpieza visible, un servicio amable y rápido y un local que se llena, sobre todo, los fines de semana, con familias con niños pequeños.

Pero vayamos a lo nuestro. Su carta es amplia con numerosas variedades de ensaladas, tortillas, revueltos y huevos. Como éramos varios a la mesa, probé distintos platos: una ensalada corralito, unos huevos a la flamenca, pollo al ajillo y crêpe Suzette. La ensalada, muy completa. Los huevos a la flamenca, que no comía desde niño, me parecieron muy bien hechos, con su salsa de tomate elaborada en la cocina y no de bote. También el pollo al ajillo, que lo era realmente y no un pollo frito con ajo, como se ve en muchos sitios. La crêpe Suzette fue lo que menos me gustó. Eché en falta el sabor del licor de naranja y me sobraba la pulpa de naranja que venía en el medio, una ocurrencia un tanto extraña. En cambio, la tarta de queso es extraordinaria.

En resumen, un local acogedor, familiar, bien atendido y con una cocina sencilla, sin grandes ambiciones, pero competente y muy bien trabajada. Y a un precio razonable.