La Región

MÚSICA

Los Cubero pintan la tristeza

Los Hermanos Cubero han sabido ponerle letra al dolor de la pérdida del ser amado en un disco que busca ser, sobre todo, terapéutico

Los Hermanos Cubero.
Los Hermanos Cubero.
Los Cubero pintan la tristeza

Suele ser síntoma de sapiencia y fortaleza cuando uno dirige el dolor que provocan las desgracias hacia algo mínimamente útil y así apaciguarlo o, por lo menos, hacer de eso algo bueno. La pérdida de un ser amado es posiblemente el peor de los dolores, acompañado de la soledad, el desconocer los porqués y, sobre todo, el empezar un camino nuevo. Lo normal es encerrarse, negárselo al mundo y a uno mismo, porque se piensa que, al esconderlo, se omite ese dolor. Un error.

Enrique Cubero, el 50% por cierto de Los Hermanos Cubero junto a su hermano Roberto, perdió a Olga, su esposa, el pasado año: un cáncer se la llevó de su lado y del de su hija, dejándolos a la deriva, perdidos y heridos para siempre. Intentar entender su nueva situación es prácticamente imposible para quien no comparta una desgracia similar, pero Enrique, con su inmensa sabiduría, convirtió todo su dolor en una paleta de colores por definir con el que pintó un nuevo disco, que es lo que su nombre indica: “Enrique pinta la tristeza”.

Este álbum, que busca ser terapéutico, es un paso adelante en la carrera de los hermanos: un disco con toques de americana, donde los arreglos y los instrumentos se suman a una carrera siempre marcada por sus dos voces, una mandolina y una guitarra. Este giro de los Cubero es una absoluta maravilla sonora, destapándose como unos Hank Williams nacionales. De una belleza extrema, las letras de este trabajo son sinceras, duras y desgarradoras, pero siempre con un mensaje de sanación, de tirar hacia adelante; un canto de amor y de soledad pero, especialmente, un regalo para el oído.

Enrique Cubero se abre en canal porque solo así será capaz de seguir, compartiendo cada paso que ha de dar, con nosotros, y claro, con Roberto, su escudero en el camino, que comparte el peso en su espalda y lo adorna de notas sensibles y hermosas, tocadas con toda la vida que un hermano puede regalar. “El tiempo pasó”, “Tenerte a mi lado” o “Tu recuerdo es mi consuelo” son joyasdel cancionero español que dejan al oyente tocado. 

Los hermanos Cubero han firmado un disco único al alcance de muy pocos y que es, por méritos propios, de lo mejor que se ha escrito y compuesto en este país en años. No lo dudéis, escuchad la historia de Enrique. Seguramente no será fácil, pero pocas veces tendréis en las manos una declaración de amor verdadero y un canto a la vida como este. Su dolor es ya para siempre el nuestro.