La Región

SERIES

La gota china que colmó el vaso

Arranca la nueva temporada de Vikingos, donde historia y misticismo se unen en un tándem perfecto

Fotograma de un capítulo de la nueva temporada de Vikingos.
Fotograma de un capítulo de la nueva temporada de Vikingos.
La gota china que colmó el vaso

¡¡¡ALERTA SPOILER!!!

EL VEINTICUATRO DE FEBRERO  se estrenaba en nuestro país la nueva temporada de la serie del historiador Michael Hirst -el primo sueco de nuestro presidente en funciones- Vikingos, una producción original de History Channel que aborda las conquistas de los nórdicos por Europa de la mano del gigante  vikingo Ragnar Lothbrok. 

Esta fue la primera producción de Canal Historia en recurrir a la ficción partiendo de hechos históricos verídicos como son el vestuario, la religión o el tipo de estructuras arquitectónicas y  estrategias bélicas. El personaje principal  Ragnar Lothbrok  (Travis Fimmel) fue real y existen crónicas nórdicas que cuentan sus hazañas como conquistador, ademas de Rollo (Clive Standen), cuya valentía y sed de sangre se cuenta en la historia vikinga , lo que aporta veracidad y realismo a la producción. 
Mientras que los hechos ficticios facilitan la predilección del espectador.

Desde la primera temporada hemos seguido las aventuras y desventuras de Ragnar, así como la sucesión de mujeres con las que compartir su lecho.  Pudiendo ser testigos también del aumento en el número de extras  o el perfeccionamiento de las coreografías en batalla. Sin duda, Vikingos, ha crecido por y para nosotros. Después de la  trágica despedida del carismático personaje del cristiano-vikingo Athelstan (George Blagden) al que vimos debatirse hasta la muerte entre la verdad de Dios y  la de Odin, la cuarta temporada se inicia especialmente belicosa. Parece que Rollo ha cambiado el brazalete vikingo por un lecho francés y en Wessex solo queda el temor al regreso de la ira de Ragnar. 

Mientras tanto en Kattegatt, la brecha entre Floki y Ragnar parece ya insalvable. El castigo elegido para el excéntrico Floki (Gustaf Skarsgard) ha sido la tortura psicológica conocida como "la gota china", algo que nos parece light si pensamos en "el águila de sangre " que morbosamente presenciamos en la segunda temporada. 

¿Los puntos fuertes de esta temporada? El viaje existencial de Björn, más que nunca hijo de su padre; la reciente adquirida libertad de Judith, princesa de Wessex  y cuya historia hemos de seguir de cerca ya que no existe Judith sin Holofernes;  y la inigualable Ladgerda (Katheryn Winnick), cuya feminidad, inteligencia y poder, la ha convertido en uno de los personajes femeninos más potentes y atrayentes de la ficción televisiva actual. 

Ya casi podemos saborear el siguiente episodio que, esperamos , no decaiga en cuanto a venganza se refiere.