La Región

MÚSICA

¿Qué tienen en común el trapero Tangana y el maromo Bertín Osborne?

El contenido de las canciones de uno es tan agraviante para la mujer como las palabras del otro
Bertín Osborne y C.Tangana.
Bertín Osborne y C.Tangana.
¿Qué tienen en común el trapero Tangana y el maromo Bertín Osborne?

En los últimos días, los músicos C.Tangana y Bertín Osborne ocuparon periódicos y redes sociales; el primero por ser vetado en la Semana Grande de las fiestas de Bilbao “por machista” y el segundo por cargar contra el feminismo español. El contenido de las canciones de uno es tan agraviante para la mujer como el contenido de las declaraciones del otro. Pero, ¿por qué a uno se lo veta y al otro lo premia el favor del público? 

“Por sus letras machistas y patriarcales y despectivas para las mujeres no queremos que el Ayuntamiento le contrate para la Aste Nagusia”, dice el texto que firmaron 15 mil personas en la plataforma change.org para que no actúe en Bilbao el músico de trap que en sus letras tiene frases como “hago que tu puta se empache, hago que se calle y se agache”, “ojalá te mueras puta” o “rezo por la puta que le educó así”. Por su parte, Osborne, que no tiene empacho en definirse a sí mismo como un “maromo” (coloquialmente un “fulano”), se explayó sobre el feminismo español en declaraciones al diario El País que reprodujo La Sexta y dijo que es un movimiento que “no tiene sentido” porque ya “se han conquistado todos los derechos de la mujer que se debían conquistar”. Y fue más contundente: “España no necesita un movimiento feminista”.

En este punto, ya se sabe qué tienen en común el trapero C.Tangana y el maromo Bertín Osborne. Según la Real Academia Española, machismo es la “actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres”. 

Políticos de todos los colores se manifestaron públicamente respecto de uno y de otro. En sus cuentas de Twitter, el ministro de Cultura en funciones José Guirao dijo que “Deberíamos dejar que los creadores hagan su trabajo y que sea el público el que lo refrende”; y Pablo Iglesias de Unidas Podemos aseveró que “El trabajo de los artistas, como la política, debe ser objeto de crítica, de sátira, de burla o de ‘beef’, nunca de censura”. Y de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián: “1.015 asesinadas en 10 años. 167.000 denuncias en 2018”.

Pero ni un solo político hizo alusión a que C.Tangana iba a actuar contratado por un ayuntamiento, o sea pagado por los impuestos de los ciudadanos, y, en cambio, Osborne cobra de una empresa privada. ¿Acaso no cabe un debate sobre a quién se contrata con dinero público?