Mundo

Encuentran el cadáver de un sexto minero en yacimiento de carbón en México

Mundo

Encuentran el cadáver de un sexto minero en yacimiento de carbón en México

Los socorristas que buscan a un grupo de mineros atrapados desde el martes pasado en un pequeño yacimiento de carbón en el noreste de México hallaron hoy el cadáver de un sexto trabajador, afirmó el secretario de Trabajo, Javier Lozano.
En una entrevista con el canal Televisa, el ministro mexicano explicó que los mineros que participan en las labores de rescate lograron esta madrugada interconectar el pozo 1 con el 3, en el que ocurrió la explosión, lo que permitió encontrar el sexto cuerpo.

Lozano reiteró que las autoridades no tienen 'la más mínima esperanza de que pueda haber vida' en la mina, ubicada en el municipio de Sabinas, en estado de Coahuila, donde aún se encuentran atrapados otros ocho trabajadores.

Para hoy se espera la llegada de un grupo de expertos chilenos que brindará asesoría técnica en el rescate, los cuales tenían previsto llegar ayer, pero finalmente no lo hicieron por cuestiones de agenda.

Lozano explicó que la mina tiene estructuras 'muy angostas' y consta sólo de un estrecho tiro vertical de 58 metros de profundidad, y cuatro túneles horizontales de apenas 1,2 metros de altura, de los que se extrae el carbón.

La explosión registrada el martes por acumulación de gases originó derrumbes que dejaron atrapados a 14 mineros, mientras que un joven de 15 años, que operaba la canasta donde suben y bajan los mineros, resultó gravemente herido, por lo que fue trasladado a un hospital en Guadalajara (oeste), donde le amputaron el antebrazo derecho.

El ministro de Trabajo afirmó que el acuerdo que tiene con Bruno Ferrari, el titular de la Secretaría de Economía de México, dependencia encargada de otorgar las concesiones mineras en el país, es que 'este lugar se tiene que clausurar inmediatamente'.

Tras el accidente se reveló que la pequeña mina solo hacia 18 días que había iniciado operaciones, pero sus propietarios no habían avisado a las autoridades de su existencia.

El yacimiento se sitúa en un terreno más amplio de 270 hectáreas, cuya concesión tienen a partes iguales el empresario Luis González Garza y la compañía Minera El Sabino, en representación de la firma Beneficios Internacionales del Norte (Binsa), propiedad de Melchor González.

La mina, además, era explotada por un hijo de González y no por la compañía de su padre.

Este tipo de minas casi artesanales abundan en la zona carbonífera de Coahuila, la más importante del país, y se les llama 'pocitos'.

El carbón que se extrae de estos pocitos lo adquiere en parte un organismo descentralizado del propio gobierno de Coahuila, que lo vende después a otros organismos del estado, lo que fomenta ese tipo de trabajo precario.

Según Lozano, la idea es cancelar toda la concesión minera en las 270 hectáreas.