Ourense

Agosto, un mes clave para la gestión económica del Concello

Ourense

POLÍTICA LOCAL

Agosto, un mes clave para la gestión económica del Concello

El alcalde, durante el pleno de agosto del año pasado.
photo_cameraEl alcalde, durante el pleno de agosto del año pasado.

El PP precisa oxígeno con las modificaciones de crédito, tal y como sucedió los tres años anteriores 

El gobierno local de Ourense encara unas semanas decisivas para coger oxígeno en el área económica hasta el final del ejercicio, un escenario muy similar al que ha vivido durante los tres primeros años del mandato, cuando agosto se convirtió en el mes clave para sortear las dificultades de trabajar con un presupuesto prorrogado que no se ha conseguido actualizar desde hace casi cuatro años.

Fue en este mes cuando el PP presentó ante el pleno modificaciones de crédito necesarias para dotar los presupuestos de las diferentes concejalías y hacer frente así a pagos pendientes con proveedores, englobados en la denominada cuenta 413, conseguir fondos para convenios comprometidos o para ejecutar obras en la ciudad.

No obstante, en ninguno de los tres ejercicios le resultó fácil el trámite al gobierno municipal, que tuvo que buscar puntos de entendimiento dada su situación de minoría para convencer a la oposición de que era positivo apoyar los expedientes planteados en pleno.


2015


Aunque llevaba poco más de un mes en el gobierno, el PP planteó a la oposición aprobar una modificación de crédito de casi 12 millones para hacer frente a las deudas con proveedores y convenios e incluir también una partida para la compra de autobuses. Sin embargo, no logró los apoyos suficientes para aprobarla en pleno y a principios de agosto aceptó reducir la cantidad de la modificación hasta los seis millones, que sí fue apoyada por el PSOE y permitió conseguir los fondos para cumplir con entidades y obligaciones con las facturas.


2016


Un año después, el pleno ordinario de agosto se vivió con auténtico vértigo, sometiéndose a debate hasta 11 expedientes distintos que sumaban un importe de casi 22 millones de euros, de los que unos 4,5, con los que el gobierno quería acometer una serie de mejoras en la ciudad, quedaron sobre la mesa al alegar la oposición que no se habían negociado.

Entre los fondos que el PP consiguió liberar, la mayoría fue destinada a la amortización de un crédito bancario con más de seis millones, pero también se cubrió otro año más la cuenta 413 y se consiguió la dotación necesaria para acometer obras como la urbanización del centro de salud de O Couto o la renovación de la canalización desde As Burgas hasta el pabellón de Os Remedios.


2017


El verano pasado se vivió uno de los momentos más dramáticos del mandato, al asegurar el gobierno local el colapso del área social si no se aprobaba la cuenta 413. Con PSOE y Ourense en Común cerrados en banda al entender que era imprescindible la dimisión de la edil Sofía Godoy, el PP negoció un acuerdo con DO, que puso como condición la rebaja del IBI un 20% para dar su apoyo, algo que se hizo oficial en un pleno celebrado el 4 de agosto. Dos millones de euros que "salvaron" el área social, según dijo el gobierno municipal.