Ourense

El alquiler sigue sin techo, “al haber muy poco para elegir"

Ourense

vivienda

El alquiler sigue sin techo, “al haber muy poco para elegir"

Panorámica de la ciudad de Ourense.
photo_camera Panorámica de la ciudad de Ourense.
El precio medio en la ciudad rebasa ya los 400 euros y las inmobiliarias alertan: "Se calentará más"

Los indicadores que maneja la Federación Gallega de Inmobiliarias (Fegein) ratifican que el mercado del alquiler continúa en ebullición, constatando las conclusiones a las que llegó recientemente el Banco de España o los datos que actualiza, mes a mes, el Observatorio Galego de Vivenda e Solo de la Xunta, que sitúa ya el precio medio mensual de los arrendamientos en la ciudad de Ourense por encima de los 400 euros.

Todo esto viene motivado por un stock de pisos en alquiler que mengua a pasos agigantados, bajando "por primera vez" en toda Galicia de los 4.000, como destaca el presidente de Fegein, Benito Iglesias, a la hora de valorar el último informe que ha hecho público la asociación que lidera. "Es un escenario complejo".

El parque de pisos en comercialización para arrendar en ourense se sitúa en 450, según los datos que maneja fegein

Hasta hace poco tiempo, el interior de la Comunidad estaba algo más a salvo de las tensiones de un mercado que en las ciudades de las provincias atlánticas eran ya palpables, pero que ahora son claramente visibles. "Hay muy poco donde elegir y eso se nota en los precios", certifica un agente inmobiliario de Ourense, donde según los datos con los que cuenta Fegein hay en la actualidad 450 pisos en comercialización para alquilar, que en el total de la provincia asciende a 580. Lejos de amainar esta tendencia, Benito Iglesias augura un "calentamiento de los precios en el último cuatrimestre del año", atribuyéndolo a varios factores.


Factores


Por un lado, septiembre se convierte en el mes de aterrizaje de decenas de estudiantes universitarios que llegan a Ourense para cursar sus estudios, habiendo percibido este colectivo un notable incremento en los precios de los pisos, que en los barrios cercanos al Campus se acerca ya a los 500 euros mensuales, 100 más que el año pasado según constatan varios estudiantes, que se ven "expulsados" hacia barrios más distanciados de la zona universitaria.

Además, el informe elaborado por Fegein recoge también que "la creciente movilidad laboral" es otro condicionante a la hora de encontrar un piso en alquiler, pero también la incapacidad de dar salida a la gran cantidad de viviendas vacías que hay en la comarca de Ourense, cerca de un 22% del total del parque.

En este sentido, Iglesias critica la "errática planificación" de las administraciones, que no ha logrado dar con la tecla para impulsar a los propietarios de viviendas sin uso a ponerlas en el mercado, ampliando la oferta y reduciendo la tensión de precios. Pese a que el Concello de Ourense se adherió al programa puesto en marcha por la Xunta, no fue capaz de concretar ni una sola operación.


La compraventa, sin cambio


Mientras en el mercado del alquiler las alzas de precio son palpables, en el de compraventa el escenario parece estar mucho más estable. "No se aprecian tensiones significativas al ser la oferta equilibrada con la demanda actual", expone Benito Iglesias, aunque recuerda que Ourense sigue penalizada por la falta de pisos a estrenar, dado que la construcción sigue condicionada por la inseguridad urbanística, con un Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) todavía lejos de poder ser aprobado definitivamente.

Los datos que maneja Fegein desvelan que actualmente hay 3.450 pisos en comercialización para ser transmitidos en propiedad, una cifra que en la provincia asciende hasta los 5.800.

Entre las recomendaciones de la federación de inmobiliarias para las administración para dinamizar el mercado se recoge el potenciar la colaboración público-privada para el desarrollo de urbanizaciones, garantizando también una vivienda accesible para los colectivos más necesitados, "penalizados por el hecho de que salarios o pensiones apenas se hayan incrementado, por lo que es más previsible que las familias lleguen con más dificultades a final de mes por los gastos originados por el pago de la vivienda".