La Región

DÍA DE LA DONACIÓN DE SANGRE

El CHUO realiza cada día 50 transfusiones sanguíneas

Los médicos recuerdan lo vital de donar: "Se necesita a diario, no solo cuando hay catástrofes"

El tiempo medio de una donación de sangre es de 10 o 15 minutos.
El tiempo medio de una donación de sangre es de 10 o 15 minutos.
El CHUO realiza cada día 50 transfusiones sanguíneas

La donación de sangre debe realizarse durante todo el año para mantener las reservas necesarias de la población, tal como recuerdan los profesionales. "Se necesita sangre todos los días, no solo cuando hay una catástrofe; en épocas como las vacaciones es muy importante que la gente siga donando", señala Julio del Río, responsable del Servicio de Transfusión del CHUO.

En el marco del Día Mundial del Donante, los médicos ourensanos animan a los ciudadanos a aportar su grano de arena. De una única donación se pueden ver beneficiados hasta tres tipos distintos de pacientes, según el componente sanguíneo que necesiten (glóbulos rojos, plaquetas o plasma). "Además de casos de accidente de tráfico, también necesitan sangre los pacientes quirúrgicos y los que se someten a tratamiento quimioterápico", explica Del Río. De forma habitual, en el CHUO se realizan alrededor de medio centenar de transfusiones diarias y se reciben sobre 50 o 60 unidades de sangre. "Estamos unos ratios buenos de donación, pero se necesita todos los días", explica.

María Jesús González, médico de la unidad de transfusión de Ourense, recuerda que para donar solo se necesita pesar más de 50 kilos, tener entre 18 y 65 años y gozar de buena salud. "Los componentes tienen distintas caducidades: el plasma lo podemos fraccionar y obtener medicamentos, podemos congelarlo y nos dura años, los glóbulos rojos, 42 días, y las plaquetas, siete días", explica. "Por eso es importante que todo el mundo se mentalice de que no nos vale que haya mucho una semana y el resto del mes nada, porque ciertos componentes caducan", añade.

"Non vas morrer porque che quiten 400 centímetros cúbicos de sangue"

"Decidín ser donante no ano 87, cando meu pai ingresou con cáncer de colon. Naquel momento os médicos dixéronnos que era necesario que dous familiares viñesen doar e dende entón... ata hoxe", explica Luis Vázquez, de 61 años. En su caso, tiene claro que la donación es "vital": "É necesario, a xente non se conciencia ata que ten o problema, cando che toca, a ti ou a túa familia, daste conta. Non vas morrer porque che quiten 400 centímetros cúbicos de sangue".

Además de donante de sangre, Vázquez también guarda en su cartera la tarjeta de donante de órganos: "Que morro nun accidente? Que me aproveiten aínda que sexan as unllas se lles serven para outra persoa, a min non me vai servir para nada". Sus amigos y familiares se han contagiado de su espíritu altruista –también colabora con organizaciones como Cruz Roja o Unicef–. "Deberíamos ser máis solidarios, sobre todo en temas de saúde", añade.