La Región

REPORTAJE

Cien años de alegría, amor y ningún enfado

La ourensana Concepción Labrador celebra este miércoles un siglo de vida con sus seres queridos

Mariví Rodríguez, Pilar Riós, Josefa Rivas, Concepción Labrador y Enrique Penín celebran el aniversario (JOSÉ PAZ).
Mariví Rodríguez, Pilar Riós, Josefa Rivas, Concepción Labrador y Enrique Penín celebran el aniversario (JOSÉ PAZ).
Cien años de alegría, amor y ningún enfado

Concepción Labrador llega hoy al siglo de vida. Cien años "cheos de amor y de alegría" y en los que no hubo espacio para discusiones o enfrentamientos. "Nunca tiven unha rencilla con ninguén, nunca", afirma, orgullosa. 

Concepción nació en Laioso, en el municipio de Esgos, fue la menor de cinco hermanos, también longevos, aunque ninguno tanto como ella. A los 18 años, se casó con un hombre "moi bo", pero la guerra truncó su historia de amor. "Morreu despois de varios meses ferido de gravidade", recuerda. Tuvo un hijo suyo, pero murió a los cinco meses. La centenaria no se rindió, y siguió hacia delante. "O pasado é mellor olvidalo para seguir", comenta. 

Cuatro años después se casó con otro hombre: "Fomos moi felices ata que morreu, fai xa 30 anos". No tuvieron hijos biológicos, pero Pilar, la ahijada de Concepción, comenzó a vivir con ellos siendo todavía un bebé. "Tróuxena a casa sendo moi pequena, para min é coma se fose a miña filla", asegura. "Ela coidoume a min e eu agora fago o mesmo con ela", cuenta Pilar Riós. Aunque, como ambas cuentan, ella no necesita muchos cuidados: "Eu levántome, almorzo, limpo a miña habitación, vou pasear polo pobo... E teño moito apetito, que iso vale moito". Hasta hace poco, iba a cada excursión que podía: "Sempre me gustou ver sitios novos e paseino moi ben indo de viaxe". Aunque ahora no viaja tanto, mantiene su misma energía y, ante una buena canción, no se corta: "Encántame cantar, sempre cantei no coro da igrexa. E bailar tamén, se vén a música aínda bailo unha muiñeira". Pilar añade: "Toca moi ben a pandeireta e ponse coa pequena da casa, Daniela, a tocar as dúas".