La Región

ENTREVISTA

Vicente Jairo Álvarez: “Es un paso clave que las instituciones sepan que tenemos un problema"

Presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ourense habla sobre la situación del sector en la provincia

Vicente Jairo Álvarez: “Es un paso clave que las instituciones sepan que tenemos un problema"

Satisfecho tras el convenio sellado con la Diputación, el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Vicente Jairo Álvarez, que ejerce en O Bolo, confía en que sea un punto de partida de apoyo de las administraciones 

¿Por qué es tan importante el apoyo a la farmacia rural?

Es la primera vez que las instituciones públicas reconocen que hay un problema y que toman medidas. La Diputación de Ourense es la primera institución que hace algo al respecto y, aunque de momento sea una partida modesta, esperamos que se pueda ir incrementando los próximos años. Pero no importa la cantidad, importa el hecho.

¿Agoniza el sistema actual?

Para el territorio son importantísimas, no se puede dejar a un concello sin su servicio farmacéutico.   De momento todos los concellos tienen farmacia, o la van a tener, como el caso de Esgos. El problema es mantener esa estructura en todos los concellos, y hay algunas que ya lo están pasando mal. Ya no solo es la despoblación, sino que llevan castigándonos con decretos desde el año 2000 prácticamente.  En los últimos ocho años las modificaciones que se han hecho han mermado mucho la capacidad. 

¿No se ha hecho nada a nivel del Gobierno central?

Hay unas pequeñas ayudas, algo más de 100 euros al mes por farmacia, pero eso no llega ni para pagar la luz. Esperamos que las administraciones se conciencien. 

¿Ha cerrado alguna farmacia?

A día de hoy, no, pero es posible  que pueda cerrar alguna. Y cuando suceda, habrá un gran problema. En Galicia, tenemos que ir alertando de problema e ir estableciendo planes de acción, antes de que sea inevitable el cierre. Tenemos que empujar entre todos para que se vea que el rural es imprescindible para garantizar la estructura territorial, la ordenación... Y más en Ourense y Lugo, tenemos que movernos, el interior no puede quedar despoblado.