ELECCIONES GENERALES

La decisión del bar

La imagen que perdura en las conversaciones de bar sobre el primer debate entre los candidatos a presidir el Gobierno es la de "cuatro señores debatiendo mientras dos mujeres pasan la mopa, que choque es un avance".

Los clientes del Bar Gómez, en la rúa de Reza, prefieren comentar el resultado de la partida que el del debate electoral (SUSO ARJOMIL).
Los clientes del Bar Gómez, en la rúa de Reza, prefieren comentar el resultado de la partida que el del debate electoral (SUSO ARJOMIL).
La decisión del bar

Casi nueve millones de personas pendientes de la televisión al mismo tiempo. Y no se trataba de una partido de fútbol, sino del primer debate entre los cuatro candidatos a presidir el Gobierno de España. Pero si en el fútbol el personal empieza a acostumbrarse a que no se puede celebrar un gol hasta que el VAR pase la lupa porque te puede suceder "un Guardiola", en la primera justa dialéctica entre Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera el bar también parece más fiable que la mano caliente que agita las redes sociales para decidir el ganador. 

La decisión es del bar. Puede parecer una gracia periodística manoseada, pero el bar existió antes que el VAR y en el bar se han ventilado los grandes asuntos de este país. Hasta Mariano Rajoy se piró al bar cuando comprobó que tenía perdida la moción de censura que presentó Pedro Sánchez tras la sentencia del caso Gürtel. La espantada para que el bolso de Soraya Sáenz de Santamaría ocupase su escaño fue muy criticada, pero representó una manera de actuar que se estila por estos pagos. Quizá Rajoy decidió no volver cuando alguien en el bar le dijo que su partido había acabado al perder el sostén del PNV. 

La propuesta de esta página es recorrer los garitos en los que se citan los aficionados de los partidos políticos para conocer qué piensan del debate que se celebró en TVE. Por el Niza, santa sede del PP, han pasado los componentes de la candidatura después de los maitines en la sede provincial que celebran a las 8.30 de la mañana para preparar el asalto. Por los comentarios escuchados y la confirmación de una fuente acreditada, los populares han concluido casi por consenso que "Rivera es el que más destacó, Casado sorprendió con un tono distinto al de la campaña, Sánchez se mostró agarrotado e Iglesias intentó situarse en un plano más institucional". 

El problema surge cuando se intenta buscar el refugio de la hinchada socialista. En ese momento de dudas aparece una reconocida militante. Acepta resolver el dilema a cambio de no citar su nombre. "No tenemos un bar de referencia. A Pedro Sánchez lo vi flojo al principio, aunque después remontó, Rivera salió al ataque a pesar del ridículo con el marquito, Casado intentó cambiar el registro al que nos tenía acostumbrados y para mí el mejor fue Pablo Iglesias". Si no gana el tuyo, al menos que lo haga el que te va a apoyar. 


Franco y Vox


"La imagen más potente es la de cuatro tipos debatiendo y a dos mujeres pasando la mopa. Ahora, que choque un debate sin una mujer quiere decir que esta sociedad está avanzando", añade. Puede retroceder. En un garito en los aledaños de la plaza de San Marcial mientras no levantaba la reja la tetería  Grandola, donde se suelen citar las sensibilidades nacionalistas de Ourense, el cantinero y un cliente discuten sobre el debate. "Yo soy profano en esto, pero son políticos y cada uno actuó para no resbalar en vez de ponerse a trabajar los cuatro por el país", comenta el cliente. "Si Franco levanta la cabeza...", añade el tabernero. Suenan tambores de Vox. "Tienen que entrar por la delicuncuencia. No puede ser que los de fuera tengan más derechos que los de aquí". Suficiente. Mejor airearse.

En Grandola un mozo de 18 años comenta que el debate le pareció "muy triste porque sólo se han echado mierda y hablado del pasado". Él es el futuro. Después entra Noa Presas, diputada del BNG, para tomar un café mientras prepara el acto central de la formación. "O debate foi catro señores falando e dúas señoras pasando a mopa". Esa opinión se ha escuchado antes. La imagen ha calado. "Nós non existimos en Madrid, pero xa lle demos unha vez a volta ás enquisas". Noa aprovecha con sutileza su minuto de oro o las líneas en esta página. "É incrible que a única presenza de Galicia no debate a faga o moderador Xabier Fortes despedíndose en galego". Buen apunte. 

En el Bar Gómez, refugio en otros tiempos de artistas y bohemios, se respira aire de partida. Media docena de hombres juegan al tute cabrón mientras en la tele repiten imágenes el debate. Nadie les presta atención. Tampoco verán la segunda vuelta porque a esa hora hay jornada de Liga. Javier, el camarero, acude al rescate del periodista. Permite hacer una foto y opina "que no hay vencedores porque cada uno hizo lo previsto". "Ganó el que no fue", añade un cliente. "Triunfan bastos".