ENTREVISTA

Lucía Álvarez: "Mariana Pineda somos todas las mujeres a las que no se nos ha oído"

Pineda volverá a la vida este viernes en el Auditorio Municipal, de la mano de la actriz Lucía Álvarez, a partir de las 20,30 hora

La actriz Lucía Álvarez (VERÓNICA DÁVILA)
La actriz Lucía Álvarez (VERÓNICA DÁVILA)
Lucía Álvarez: "Mariana Pineda somos todas las mujeres a las que no se nos ha oído"

Mariana Pineda murió en 1831, ejecutada durante la restauración de Felipe VII debido a su ideología política. Su figura se convirtió en icono de la lucha liberal, aunque mucho tiempo después. Pineda volverá a la vida este viernes en el Auditorio Municipal, de la mano de la actriz Lucía Álvarez, a partir de las 20,30 horas. La ourensana, natural de Mouruás (San Xoan de Río), no cabe en sí de gozo: "Me hace muchísima ilusión estrenar en casiña". Álvarez asegura, la pieza supone "todo un reto".

¿Cómo arrancó la idea de la obra “Mariana"?

El proyecto empezó porque el autor, José Ramón Fernández -doble Premio Nacional de Literatura Dramática- me lo propuso, como tres años antes de empezar a montar. Lo leí y me encantó, pero me asusté por la dificultad del texto, aunque siempre lo dejé encima de la mesa. La idea se quedó ahí hasta que un día tomamos un café con el director de la obra, David Ojeda, y de repente, estábamos montando. 

Son 60 minutos de monólogo. 

Ha sido muy duro, y muy fácil. Muy duro porque es una tragedia, estoy yo sola, aunque hay un guitarrista y otro actor que no habla, y me tengo que meter en la piel de una mujer a la que están violando y a la que van a ejecutar. Era todo un reto, pero Ojeda lo ha hecho con mucho tiempo y mucho cariño.

¿Fue duro meterse en su piel?

Pues he descubierto que Mariana vivía en mí hace mucho tiempo. La he ido engordando, estudiando mucho, sobre su vida, paseando lugares suyos... pero yo creo que Mariana es un símbolo de todas las mujeres, de las que no han sido escuchadas y de las que han ido poniendo su granito de arena para que tengamos una sociedad más igualitaria hoy en día. 

¿Es una pieza necesaria a nivel social?

Es profundamente necesaria: todos hemos vivido el día 8M con las calles llenas de ilusión. Creo que ha llegado el momento de decir que se nos ha ninguneado y hay muchas que se quedaron en el camino simplemente por querer ser autónomas y libres. Va por todas las Marianas Pinedas, las que existieron y las que existen.

La obra también es una apuesta por la diversidad.

Sí, es una función plenamente inclusiva. Las personas sordas tienen una autodescripción, los ciegos tienen un paseo táctil, tocan mi vestido, la escenografía... Que todas las personas, seamos como seamos, la podemos ver al mismo tiempo es importante para sentirnos parte de un todo. 

¿Arranca bien este 2019?

Sí, de una forma muy bonita. A parte de "Mariana", he tenido un regalo maravilloso que fue subirme al teatro de la Zarzuela con una maravillosa pianista, Rosa Torres Pardo, con la que tengo un proyecto en común. Era "Música entre amigas" y lo que pasó allí fue de una magia alucinante.