La Región

FORO LA REGIÓN

Posteguillo: “Los relatos cortos son a veces más difíciles que las novelas"

El escritor presentó su último trabajo, "La sangre de los libros", donde aborda enigmas de la literatura en treinta historias 

Miguel Mosquera y el escritor y profesor Santiago Posteguillo, con su presentador antes de comenzar la charla.
Miguel Mosquera y el escritor y profesor Santiago Posteguillo, con su presentador antes de comenzar la charla.
Posteguillo: “Los relatos cortos son a veces más difíciles que las novelas"

Un duelo a muerte, un asesinato y una reencarnación. Esos fueron los tres aperitivos que sirvió el escritor y profesor Santiago Posteguillo en el Foro La Región, que tuvo lugar ayer en el Centro Cultural Marcos Valcárcel, y que fue presentado por el también escritor Miguel Mosquera.

Posteguillo eligió tres nombres con sus historias: Alexander Pushkin; Agatha Christie y Fernando Pessoa, para ofrecer al público "aproximadamente el 12 por ciento de mi libro de 30 relatos breves para que decidan si merece o no la pena ser leído", según aseguró. Aunque previamente a esa narración, el autor de "La sangre de los libros", explicó a los presentes que "escribir relatos cortos es a veces más difícil que hacer largas novelas, porque sintetizar requiere mucha capacidad". Y para dejarlo más claro mostró una cita de Winston Churchill: "Si tengo que pronunciar un discurso de dos horas, empleo diez minutos en su preparación. Si se trata de un discurso de diez minutos, entonces tardo unas dos horas en prepararlo".

De pie, mostrando una serie de imágenes para ilustras los relatos, Santiago Posteguillo comenzó su primera historia en San Petersburgo en un duelo a muerte entre un oficial francés, Dantes, y el considerado padre de la literatura rusa, Alexander Pushkin, por la esposa de este último. "Se trataba del 30 duelo del escritor ruso, y murió en él". A partir de aquí inició el ponente una labor de intriga asegurando que para finalizar el relato era necesario conocer el final del oficial. Para ello fue llevando al público por una serie de nombres y por "un premio Nobel de Literatura de Cuenca" que vino a ser Elias Canetti, de origen sefardí. Los otros dos relatos narrados por este autor de novela histórica fueron la desaparición de la novelista Agatha Christie, a quien creyeron había asesinado su marido durante los once días en los que la escritora estuvo de incógnito en un balneario y el de Fernando Pessoa, quien utilizando hasta 86 nombres distintos, llegó a escribir sonetos shakesperianos, como si fuera la reencarnación del escritor. Al final, un mensaje: "No dejen de leer".