Ourense

El Sergas confirma que Toén se queda sin un enfermero

Ourense

sanidad

El Sergas confirma que Toén se queda sin un enfermero

Lo justifican, ante una pregunta del PSOE, en la necesidad de "reordenar" los recursos

La pérdida de una plaza de enfermería en el centro de salud de Toén es irreversible, debido a que todo obedece a una "reordenación de recursos" ante la  necesidad de cubrir la plaza en A Valenzá. Así lo confirmó ayer Antonio Fernández-Campa, el gerente del Servizo Galego de Saúde, en la comisión de Sanidad del Parlamento, ante una pregunta del PSOE.

Este centro de salud tenía dos médicos y dos enfermeros y, tras una jubilación, se quedó con una sola profesional de enfermería. Ante esto, el concello de Toén –por iniciativa del sindicato Satse–, y con el alcalde popular Amancio Cid y la oposición juntos, recogió 1.000 firmas.

Sin embargo, el gerente del Sergas explicó que el centro tiene asignados 1.525 pacientes adultos y, aprovechando la jubilación, vieron que "era o momento de facer unha reordenación" para cumplir estándares. 

 "A cifra de pacientes co que queda a enfermeira é o estándar establecido, que se atopa entre 1.200 e 1.500", destacó Fernández-Campa,  quien señaló que tras mover la plaza que quedó libre a A Valenzá, "queda así axustada a ratio de 1.500 pacientes por enfermeiro tanto en Toén como na Valenzá". 

Con esto A Valenzá, pasará de seis a siete enfermeras, mientras que, según el Sergas, Toén continuará teniendo atención "axeitada". Eso sí, Fernández-Campa se comprometió, dijo, ante la enfermera actual, a enviar refuerzos en caso de "necesidade".


Noela Blanco: "Racanería"


La parlamentaria socialista Noela Blanco aludió a la labor de asistencia domiciliaria que ha de hacer la enfermera –400 casas al año, una cifra que según Fernández-Campa "non é moito"–, lo que provocará una "merma" de calidad por el "sobreesforzo" . 

Así, Blanco calificó de "escusa" la defensa del Sergas, al recordar que "a praza que cubren na Valenzá xa estaba orzamentada, pero non se estaba cubrindo", por lo que  considera que "non é un traslado, é unha supresión". 

La socialista recordó el apoyo del alcalde a los vecinos, sin fuerza ante "criterios economicistas" y "racanería" de la Xunta.