Ourense

SOS ourensano para Uganda

Ourense

SOS ourensano para Uganda

Sandra Estévez, con Daniel en brazos, posa junto a la familia Amooti, residentes en Kampala (Uganda).
photo_cameraSandra Estévez, con Daniel en brazos, posa junto a la familia Amooti, residentes en Kampala (Uganda).
Sandra Estévez, doctora que nació en Manzaneda y que reside en Barcelona, impulsa una campaña en GoFundMe para recaudar dinero para las familias ugandesas todavía confinadas: "Hace cinco meses que viven de lo que se envía desde España", afirma

Cinco meses es lo que llevan los Amooti confinados en su casa de la capital de Uganda, Kampala. Sandra Estévez, una ourensana residente en Barcelona, los conoció en uno de sus múltiples viajes al país: "Son gente que te acogen como si fueses de la familia", comenta. Las duras restricciones a las que están sometidos, provocaron que Estévez iniciara una campaña en para recaudar dinero destinado a ellos y a otros ugandeses.

Daniel, el pequeño de la familia, sufrió un ictus y su condición es más vulnerable que la del resto, por lo que confinados y sin posibilidades de trabajar, ocasionaron que Estévez tomase la decisión de enviarles dinero: "Están muy mal, pasando hambre, y fue una decisión a la desesperada", afirma. El "estricto" confinamiento les dejó sin sustento económico en un país en el que "viven al día y con lo que ganan hoy, comen mañana".

La represión ante posibles incumplimientos, en estado que no llega casi a los 5.000 casos y contabiliza 55 muertes, tampoco ayuda a sus ciudadanos. "El Ejército salió a la calle desde el primer momento, llegaron a disparar, por lo que la presión y el miedo son grandes", apunta. Toque de queda y permisos para ir a comprar alimentos o medicina ocupan la nueva rutina de los ugandeses desde el inicio de la pandemia. "Hubo gente que no llegó a tener una atención sanitaria y fallecieron en sus casas", comenta 
Estévez.

Los Amooti se quedaron sin uno de sus sustentos, la tienda de ropa que regenta la abuela de Daniel, que suma cinco meses cerrada. Estévez lamenta que se "quedaron sin ningún ingreso" en un país sin ayudas del Estado.

Ayuda a 50 familias
Todas las dificultades llevaron a que Estévez tomase la decisión de enviar su salario íntegro a sus amigos de Uganda. "Empecé a ayudarles a ellos, pero me hablaban de otras familias que estaban como ellos que estaban pasando por lo mismo", recuerda. El canal de contacto entre ella y los Amooti sirve para transferir dinero que luego distribuyen para alimentos y medicamentos esenciales entre familias ugandesas en dificultades. "En función de la emergencia existente, van repartiendo lo que les envío", explica.
Una vez que ella no pudo seguir haciendo frente al gasto sola, pidió ayuda a su círculo más cercano para juntar dinero. De ahí surgió la campaña que inició en julio en GoFundMe, dotando de un nivel más global esta causa para esas familias que todavía continúan confinadas, a diferencia de otras partes de Kampala: "Hemos recaudado miles de euros que se destinaron a ellos, en unas 50 familias", resalta.

El futuro no se presenta favorable para los ugandeses, ya que el propio Gobierno "habla de un nuevo confinamiento" cuando en determinadas partes de la capital "siguen en sus casas". La ayuda que Estévez pueda recopilar a través de GoFundMe será el sustento de muchos de ellos en los próximos meses, si continúan sin la posibilidad de trabajar. "Hasta ahora han vivido de lo que les enviamos desde España", recalca esta ourensana. Toda colaboración es indispensable para estas familias que viven duros momentos.