Sociedad

Alfonso Merlos y Alexia Rivas rompen su relación

Sociedad

GENTE

Alfonso Merlos y Alexia Rivas rompen su relación

Alfonso Merlos, con la mujer al fondo.
photo_cameraAlfonso Merlos, con la mujer al fondo.

La revista "Semana" publicó, en exclusiva, que Alexia Rivas y Alfonso Merlos han roto. La pareja, que protagonizó uno de los culebrones del confinamiento - inolvidable pillada a la reportera, en ropa interior, pasando por detras del periodista durante un directo mientras el murciano todavía salía con Marta López - ha dado por finalizado su romance tan sólo cinco meses después de poner su mundo patas arriba para disfrutar de su amor.

Y es que, después de salir a la luz su affaire, Merlos perdió su trabajo de colaborador en "Ana Rosa" y "Ya es mediodía", a punto estuvo de perder su puesto de Director de comunicación del Colegio de Abogados de Madrid y tuvo que ver cómo todo el país hablaba de su infidelidad a Marta López, que dio en diferentes programas todo tipo de detalles de su relación. Alexia, por su parte, superada por la presión mediática, dejó su puesto de reportera en el programa "Socialité" y se mudó al chalet del murciano a las afueras de Madrid, apostando por su amor y ajena a las habladurías sobre el bronceado tertuliano.

Sin embargo, parece que se les ha roto el amor de tanto usarlo, y después de un verano en el que apenas se han dejado ver juntos, Alfonso y Alexia han finalizado su noviazgo. Ahora, os ofrecemos las primeras declaraciones de la reportera - ahora reconvertida en influencer - tras su ruptura con Merlos. Pese a confirmar el fin de su romance a la revista "Semana", la periodista prefiere jugar al despiste asegurando que "estoy muy bien gracias. Todo va bien y de verdad, muy contenta, soy una chica joven que sale y ya está".

De lo más simpática, y llamando en todo momento a los reporteros "compañeros" - por eso de su pasado como periodista de "Socialité" - Alexia guarda silencio pero no tiene ningún problema en hablar de Marta López y lo feliz con su nuevo novio, Efrén Reyero: "Que todo el mundo sea feliz, me alegro un montón, claro que sí".