La Región

SOCIEDAD

Apocalipsis o dólares

El cambio climático ha existido siempre, aunque no lo que han dicho en el COP21 (Conference of the Parties 21) de París, con los lobbies en plena acción. 

Una mujer, con un globo terráqueo hinchable, durante una manifestación contra la cumbre del clima de París.
Una mujer, con un globo terráqueo hinchable, durante una manifestación contra la cumbre del clima de París.
Apocalipsis o dólares

En esta mismas páginas escribí "Maldito CO2, maldito automóvil" el 2-11-15 (perdón por la autocita), pero no cambió nada tras la Cumbre Climática de París (COP21) que convoca el IPCC y que reflejan las 40 páginas de la “Convención marco sobre el cambio climático” (12-12-2015). Lo hemos visto y leído en los días previos y durante la cumbre: que el aumento de 2°C (¿verdad indiscutible?), aunque algunos se atreven decir entre 2°C y 4°C (enorme precisión científica), conduce al calentamiento global con un futuro desastroso para la humanidad; el que no esté de acuerdo no es científico o engaña. En el texto final, el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, escribió: “El punto más importante es el acuerdo para que la temperatura global no alcance los dos grados centígrados", se admitió la posibilidad del 1,5ºC. 
Culpable el CO2 por motivos antropogénicos (causados por el hombre), y emitir gases cuando quemamos combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas. Esta es en esencia la teoría sobre cuya consistencia la ciencia ya no alberga ninguna duda (verdad científica). Las ponencias fueron en esa dirección, hay que invertir en energías limpias, reducir la deforestación (¿también la causada por los incendios?), que nos priva de auténticos "sumideros de carbono", y limitar las emisiones procedentes de vehículos, muy similar a lo que dice la más que probable candidata a la presidencia de EEUU Hillary Clinton. Se olvidan de que un árbol consume unas decenas de miles de litros de agua al año, ¿por ello también dicen que los embalses y los regadíos van a producir escasez de agua, lo que aleja las nubes e impide que llueva? Las consecuencias: inundaciones por incrementos del mar. Vigo le ganó al mar más de 3.000 kilómetros cuadrados, ¿el agua a dónde fue?, ¿cuántos han hecho esto a lo largo de las costas?, ¿el agua desaparece o aumenta el nivel?
En la misma línea, Martin Kaiser, jefe internacional de Políticas de Clima de Greenpeace, dice: "Estamos en una posición completamente diferente de la que estábamos hace 6 años. La economía real ha cambiado, por lo que muchas empresas invierten en energías renovables, y cada vez más empresarios de renombre llaman a la completa descarbonización de la economía global durante este siglo", y Greenpeace señaló que estaba de acuerdo con el texto final porque ponía a los "productores de petróleo en el lado de los equivocados de la historia". De hecho, en el 5º día ya se da una solución mínima: 40% renovable, 20% nuclear, resto biomasa y fósiles. Los datos son cabezudos: con CO2 280 ppm en la era preindustrial a 390 ppm en 2009 (la concentración global en la atmósfera es del 0,039%), con una reducción del 0,6% en 2015 respecto al 2014. ¿Se tiene en cuenta que 6.500 millones de CO2 son vía industrial y 150.000 millones, volcanes y metabolismo de organismos vivos, la humanidad y animales incluidos?
Para evitar el Apocalipsis se necesita un “Fondo Verde” de 100.000 millones de dólares anuales desde 2020 para ayudar a los países en vías de desarrollo. Los más duros son los países latinoamericanos pertenecientes al Alba-TCP (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos), lo dijo claro Rafael Correa, presidente de Ecuador: “Un habitante de los países ricos emite 38 veces más que uno de los pobres… deuda ecológica que debe pagarse y que, sobre todo, no debe ir aumentando"; y la India, que pasará de 5,8 GW de energía nuclear a 63 GW hacia 2032. Que sigue la línea del Banco Mundial expresado por su vicepresidenta en la Cumbre, Rachel Kyte: “Poner un precio al carbono es clave para transformar la economía global… porque representa las insuficientes pero necesarias medidas económicas que los países tienen que tomar para moverse rápido y de forma ordenada hacia una economía baja en carbono”. El problema es de la forma de financiación y quién, esa es la clave. Ya no importa 2ºC o 1,5ºC antes de 2100, por ello han desaparecido referencias temporales clave como el porcentaje de reducción de emisiones que se acordará para el año 2050. El presidente francés, Francois Hollande, afirma: "Es el primer acuerdo universal en la historia de las negociaciones sobre el cambio climático", ¿se insinúa que el protocolo de Kyoto no fue bueno?, ¿será ahora lo mismo? En el mundo en desarrollo hay 1.600 millones de personas que no tienen acceso a la electricidad, y 2.400 millones que queman madera y estiércol como principal fuente de energía, sin contar los 3.000 millones más que nacerán en los próximos 30 años.
Un resumen de los insensatos lo encontramos en el 62 encuentro de premios Nobel de Lindau (2012), donde Ivar Giaever (Nobel de 1973), en tono de sabiduría, calma, humor y sentido común dijo: “El calentamiento global es una nueva religión, porque no lo puedes discutir… ¿es pseudociencia el cambio climático? Si yo tengo que responder a la pregunta, la respuesta es: sin ninguna duda… Si crees que la causa principal es el CO2, te urjo a que promuevas estas dos soluciones para salvar el mundo: energía nuclear y limitación del incremento de la población permitiendo sólo un hijo por mujer”. Más insensato, Philippe Verdier, el hombre del tiempo más popular de Francia, desde la cadenal France 2, en el libro “Climat investigation” sostiene que la industria del cambio climático es "una máquina de guerra cuyo objetivo es mantenernos asustados… el desarrollo de las energías renovables amenaza nuestra seguridad y no compensará de ninguna manera la explosión demográfica, identificada como una causa principal del problema”. Le han comunicado que inicia, lo quiera o no, un periodo indefinido de "vacaciones". 
El físico Freeman Dyson achaca esta obsesión al dinero y energía política invertidos en la cuestión, pero también a una extraña hambre de apocalipsis. Asegura que el “malo” CO2, produce muchos más beneficios que daños a nuestro planeta. "Confío en que los científicos y políticos que llevan 37 años demonizando ciegamente el dióxido de carbono abran los ojos y miren la evidencia", lo atacan por sus ideas religiosas, las evidencias de la física pierden valor. El estudio “Global impacts of the 1980s regime shift”, publicado en “Global Change Biology” (23 de noviembre de 2015), dirigido por Philip C. Reid y 23 personas más, determina que un cambio fundamental en los sistemas biofísicos de la Tierra, desde la alta atmósfera a las profundidades del océano y desde el Ártico hasta la Antártida, se centró en torno a 1987 y fue provocado por la erupción del volcán El Chichón, en México, cinco años antes. La NASA (¿insensata?): “El hielo marino que rodea la Antártida alcanzó este año un nuevo récord, cubriendo un área mayor de los océanos del sur que en ningún otro momento desde que se iniciaron los registros mediante satélite a finales de los setenta". 
Sin ser exhaustivo y como ejemplo, en estudios de científicos franceses encontraron que el 58% de los glaciares examinados en la cordillera oeste del Karakorum en el Himalaya crecían de 11 a 33 centímetros al año. En Noruega casi todos sus glaciares están avanzando año tras año. En Groenlandia, el glaciar Daugaard-Jensen, que abarca 50.150 km cuadrados, crece de 10 a 12 kilómetros al año.