La Región

CRÓNICA

Bodas "made in Galicia"

No poner límites a la imaginación y hacer la boda soñada es un lema que seduce a más gente y Galicia puede dar buena cuenta de ello. El último fenómeno: tractores y una cosechadora que ha eliminado el arroz.
Una cosechadora con maíz y confeti sorprendió a los invitados en O Pino.
Una cosechadora con maíz y confeti sorprendió a los invitados en O Pino.
Bodas "made in Galicia"

Un vídeo en el que se ve una cosechadora arrojando cientos de kilos de cartón picado mezclado con maíz y confeti en una boda se hizo viral estos días en las redes sociales. La ingeniosa idea fue de los amigos de los novios que decidieron sustituir el tradicional arroz por este mejunje tan rural.

Invitados a todo correr en estampida para refugiarse de un chorro que salía disparado con toda la fuerza de una máquina agraria y gritando sin saber muy bien lo que estaba ocurriendo es la estampa que todavía triunfa en los teléfonos de todo gallego.

Pero no solo esta curiosa escena, que sorprendió a todos los asistentes y usuarios de Twitter, es la que conformó toda la originalidad de la celebración, pues la ya bautizada como "Agroboda", que tuvo lugar en la iglesia de San Mamede de Ferreiros en O Pino (A Coruña), comenzó con la procesión de cinco tractores decorados con globos y en uno de ellos llegaban Cristina Casal y Marcos Vázquez.

La red se inundó de comentarios de todo tipo acerca de la atípica boda, pues algunos que no entendieron bien la broma criticaron la idea de la picadora con tuits como este: "Después de horas de peluquería, de buscar los complementos, ir para el banquete como si se acabase de salir del pajar. Se les fue de las manos".

Sin embargo, este fenómeno con denominación de origen gallega no es el único casamiento de tal originalidad que se celebró en la comunidad. Pues, sin ir más lejos, este mes Alejandro Quelle y Rocío Peña celebraron una auténtica boda vikinga en la playa de San Román de O Vicedo (Lugo).

El paraje perfecto para no olvidar un te quiero si eres un apasionado de la historia, pues la zona cuenta con restos de un asentamiento vikingo. El novio, talló nueve figuras de dioses vikingos para decorar la cita a la que pequeños y mayores acudieron vestidos acorde con la temática.


Rendidos a la muiñeira


Pero si de parejas que dan la vuelta al mundo en las redes sociales se trata, los internautas aún no olvidaron el vídeo de la boda de Álex Dávila y Ana Fernández, dos novios de A Coruña y Carballo que cambiaron el momento del vals por una muiñeira llegando al medio millón de reproducciones.

Otro caso célebre fue el enlace de Sindy y Rodrigo hace dos años en Albarellos (Ourense), en el que, con música gallega y bajo una carpa, unos amigos de la pareja sortearon con 500 papeletas un cerdo para cuidar los meses restantes hasta la matanza y, para poner la guinda al regalo, le tocó al recién casado.

Y para gallego caminar hasta el altar con el himno del Celta como lo hizo este año Adrián García en su boda con Cristina Caeiro en Catoira (Pontevedra), una idea del novio que no podía apartar su pasión celeste del día más importante de su vida.

Una larga lista con temáticas, músicas, trajes y sorpresas varias que no deja de sumar miembros, pues un día que se recuerda para toda la vida también es un día en el que reina la originalidad y la risa.