La Región

SOCIEDAD

Iago y Jenni, la boda del año

Unos 200 invitados al enlace celebrado con discreción en una finca en Poio ante gran expectación mediática

Iago y Jenni, la boda del año

Iago Aspas y Jennifer Rueda, vecinos de Moaña y padres de dos niños, Thiago y Mía, ya son también oficialmente esposos tras haberse dado el “sí” en una ceremonia celebrada en la finca Camiño da Serpe de Pepe Vieira, en la parroquia de Raxó, en Poio. Allí, en el espectacular jardín del restaurante, y ante sus invitados, muchos de ellos del mundo del fútbol, Iago y Jenni se convirtieron en marido y mujer, en un capítulo más de una relación muy larga y más que consolidada que arranca desde que eran dos chicos del Morrazo.  

Iago fue el primero en presentarse en la ceremonia, ataviado como mandan los cánones -traje clásico incluido- y acompañado de la madrina, su madre, María Juncal. Lo curioso es que el delantero celeste llegó en su propio coche, un Porsche Carrera de color rojo que aparcó como si nada al lado de un 600 amarillo. Como manda la tradición, la novia llegó algo más tarde y por su lado, con un vestido blanco y sin velo, con el pelo suelto. A la entrada, saludó a los fotógrafos que montaban guardia. 

Dentro no se permitía el acceso, aunque algunas instantáneas se fueron filtrando poco a poco, incluido el beso formal entre la pareja. Luego, fiesta, con música del grupo vigués Broken Peach, y los 200 invitados, entre ellos algunos compañeros actuales como Hugo Mallo, que comparte vestuario desde juveniles, o Brais Méndez, y otros que lo fueron, como Roberto Lago, Quique de Lucas, Iborra, Ever Banega o Nolito, que lleva unos días ya en Bueu, donde veranea desde que militó con éxito en el Celta, adonde quizá regrese tras su fallida experiencia en Inglaterra y Sevilla. El de Moaña, que conoce ambos lugares, ya ha dado su visto bueno.