Sociedad

Vicente Araguas: "No entiendo la vida sin leer y escribir"

Sociedad

CULTURA

Vicente Araguas: "No entiendo la vida sin leer y escribir"

El escritor Vicente Araguas.
photo_camera El escritor Vicente Araguas.

Música, literatura, enseñanza, ninguna tiene secretos el profesor y escritor, que termina plasmando parte de sus vivencias en sus libros, como ocurre en su última entrega, "Los pavos trufados"

Música, literatura, enseñanza, ninguna tiene secretos para Vicente Araguas, que termina plasmando parte de sus vivencias en sus libros, como ocurre en su última entrega, "Los pavos trufados", porque, "la literatura en en gran parte autobiográfica", asegura este colaborador de La Región.

Con este libro sigue ampliando su ya extensa producción literaria. Es un autor muy prolífico.

No tanto. Soy un autor todoterreno. Por ahí sí, porque escribo en los dos idiomas. Soy un autor bilingüe por un lado y por otro no me limito a un género concreto, pues escribo ensayo, poesía, novela, relatos y muchísimos artículos en prensa exclusiamente en gallego. Todos los viernes en La Región escribo la sección "Rabo de nube" en La Revista.  Pero también tengo que escribir en castellano porque vivo en Madrid y me debo a otro público. Mi obra es amplia porque me gusta escribir. No entiendo la vida sin leer y sin escribir.

¿Qué nos cuenta en “Los pavos trufados"?

“Los pavos trufados" es un libro de relatos. Los pavos trufados son los adolescentes. Algún cabrito bautizó la adolescencia como la edad del pavo y no el pavo real precisamente, sino el pavo doméstico, el de "glo glo" del moco colgando. Los pavos no son un peyorativo, por eso a mis pavos los trufo para hacerlos más presentables. Este libro tiene que ver con la adolescencia ajena, pero con la propia también.

¿Los relatos son independientes o hay un nexo común?

Los relatos son independientes, pero hay un personaje que se reitera. Incluso sale uno que se llama Vicente Araguas.

Este libro es entonces en parte autobiográfico.

En parte. La literatura es en gran parte autobiográfica,  en ella hay mucho de verdad y mucho de mentira. Independientemente de que se dice que hay dos temas esenciales de que hay el amor y la muerte, en este hay las dos cosas. Pero también hay melancolía entreverada con un cierto rencor, no digo que propio, quizás ajeno, pero transmitido a lo propio hasta cierto punto autobiográfico. Hay que tener en cuenta las palabras de Pessoa cuando decía que el poeta es un fingidor, es decir que cuando estamos metiendo el dedo en nuestra propia llaga estamos haciendo como que lo metemos.

¿Por qué la adolescencia?

Porque como decía aquel poeta, cuando se es niño y adolescente, se vive; después se sobrevive. No es un relato de niños, es de adolescentes. Los niños son pavitos, los adolescentes son ya pavos. Yo pasé de mi adolescencia propia a la adolescencia observada de cerca, porque he sido profesor de enseñanza media y he convivido toda mi vida con adolescentes.

¿Va dirigido a todos los lectores o es más un libro para jóvenes?

Va dirigido a cualquier amante de la literatura. No es un libro para niños. Pero para adolescentes lectores puede serlo, como lo era el autor. Aq uienes lo lean les prometo emoción, conmoción y diversión.

¿Con cuál de sus muchos libros está más satisfecho?

Evidentemente, siempre con el último. Pero les quieres a todos por  igual. Ahora, tengo especial aprecio por "El mundo poético de Bob Dylan", sobre el cual basé mi tesis doctoral. Como novela destacaría  "A canción do verán" y en poemas  "O gato branco" y "Xuvia".