Valdeorras

El abandono de gatos se disparó en Valdeorras durante la pandemia

Valdeorras

MALTRATO ANIMAL

El abandono de gatos se disparó en Valdeorras durante la pandemia

Dos de los cachorros de gato encontrados en un contenedor de O Barco.
photo_cameraDos de los cachorros de gato encontrados en un contenedor de O Barco.
Una decena de ellos murieron tras ser arrojados a contenedores de la basura

El confinamiento disparó el abandono de gatos en O Barco de Valdeorras. Desde hace varias semanas, en la protectora Patrulla Felina no dan abasto para atender a todos los animales que recogen en la calle. "A diario recibimos mensajes de abandono de gatos", comentó Lucía Pérez Fraile. No todos estos avisos llegan a tiempo y algunos de estos felinos son recogidos muertos o casi cadáveres.

Todo comenzó en marzo, coincidiendo con el inicio de la crisis sanitaria de la covid-19. Desde entonces, ya son aproximadamente una decena los gatos muertos tras ser abandonados en contenedores de la villa barquense. No hay una zona determinada. Fueron localizadas camadas abandonadas en las avenidas Manuel Quiroga y del Bierzo o en la Rúa de Eloi Rodríguez Barrios, en las inmediaciones de la estación de ferrocarril, entre otros puntos.

"Este ano, desde principios da pandemia, está sendo terrible. Tiran animais en bolsas do lixo", comentó otro socio, Lorenzo Abelaira Muñiz. Explicó que en estos momentos, en el refugio se ocupan de más de 25 gatos. Son muchos, pero aun hay más. "Otros los tenemos en nuestras casas. Debemos hacerles un hueco", explicó Lucía Pérez, refiriéndose a los que son atendidos por los socios o vecinos que se ofrecen voluntariamente.

"Estamos desbordados en cuanto a animais e traballo", confirmó Lorenzo Abelaira, para quien la solución al problema pasa por concienciar a la sociedad de la necesidad de evitar el maltrato animal,  que está penado por la Ley de protección y bienestar de los animales de compañía en Galicia. "A xente non é consciente do problema. Agora temos por norma denunciar na Guardia Civil", añadió.

La protectora, que firmó un convenio de colaboración con el Concello de O Barco, echa en falta una mayor implicación de otras administraciones: Xunta y Gobierno central. Además, hizo un llamamiento a la población, dirigido especialmente a las personas que, movidas por la compasión, alimentan a los animales de la calle. Recordó que una ordenanza lo prohíbe y que en vez de ayudar pueden agravar el problema, al multiplicar el número de gatos, pues cada hembra puede tener tres camadas al año.

El colectivo hace un llamamiento a la solidaridad para cubrir los gastos

En Patrulla Felina subrayan las carencias que tienen para atender a todos los gatos. Deben asumir, muchas veces pagando de su bolsillo, facturas como las del veterinario, de la alimentación o los areneros. Antes de la pandemia, acudían a los mercadillos para reunir fondos, pero estos cerraron, clausurando su fuente de ingresos. "Estamos tirando da solidariedade dos socios e dos nosos cartos", comentó Lorenzo Abelaira.

Ante estas dificultades, el colectivo realizó un llamamiento a los barquenses a colaborar contactando con la dirección que aparece recogida en la página de Facebook "@patrullafelinaobarco". En todo caso, en el colectivo aseguraron: "non contemplamos parar".

Más en Valdeorras