Valdeorras

La acera volada de Coedo incrementa su seguridad

Valdeorras

VALDEORRAS

La acera volada de Coedo incrementa su seguridad

Piezas de madera retiradas de la acera volada de la N-536, entre O Barco y Coedo.
photo_cameraPiezas de madera retiradas de la acera volada de la N-536, entre O Barco y Coedo.

Fueron sustituidas varias piezas de madera que estaban deterioradas

Los vecinos de Coedo podrán desplazarse caminando con mayor seguridad hasta O Barco de Valdeorras en los próximos días. Una brigada empezó los trabajos de restauración de la acera de madera volada sobre la margen derecha del río Sil. Estos trabajos fueron acometidos por el Ministerio de Fomento, que inició en la comarca varias obras menores o de presupuesto inferior a 50.000 euros. Esta reducida cuantía permite proceder a su ejecución sin necesidad de concurso.

La acera volada que comunica los núcleos de Viloira-O Barco y Coedo aumenta la seguridad de los peatones que deben desplazarse entre la carretera N-536, por la que discurre buena parte del tráfico pesado del sector de la pizarra, y la margen derecha del río Sil. Construida en 2008, la acera hubo de ser reconstruida cinco años después, tras ser devastada por el gran incendio forestal de 2012.

Los trabajos de restauración se centran en la retirada de las piezas de madera defectuosas, tanto del piso como de la baranda, y su sustitución por otra nuevas, fundamentalmente.

Además de los arreglos de la pasarela de Coedo, en los últimos días fueron colocadas biondas en el kilómetro 455 de la carretera N-120, a su paso por O Barco. Este punto está localizado en la curva sobre la que se encuentra el paso superior que comunica la villa barquense con la de O Castro.


Los equipos de trabajadores colocaron biondas a ambos lados de la calzada, si bien la montada en el más próximo a la villa de O Castro está adaptada para aminorar  los daños de los motoristas


Una tercera actuación que desarrolla el Ministerio de Fomento en la comarca afecta al tramo de A Rúa. En las proximidades del viaducto sobre el embalse de San Martiño, comenzó la colocación de una malla metálica destinada a evitar los desprendimientos de tierra y rocas sobre la calzada. Las continuas caídas de estos materiales que registra esta zona motivaron más de una llamada de atención de los conductores, temerosos de que pudiesen provocar algún accidente.

La colocación de la malla metálica obligó a regular con semáforos la circulación en este tramo de la N-120, sufriendo cortes temporales los carriles de la calzada.

Otras pequeñas mejoras que el Ministerio de Fomento introdujo en los accesos de la comarca en los últimos días contemplaron la señalización horizontal de la avenida del Bierzo, en el acceso barquense a la carretera N-120 y en el tramo próximo a la aldea de Biobra (Rubiá).