Portada

OBITUARIO | Luto en la familia de La Región

Cartas al director

OBITUARIO | Luto en la familia de La Región

Falleció ayer en Ourense, a los 88 años, Antonio Rodríguez Rodríguez, trabajador durante muchos años en la sección de montaje de La Región. Comenzó de joven su labor, cuando se estrenaban los tiempos del offset en la impresión, y permaneció en el oficio hasta su jubilación, décadas después, coincidiendo también con el ocaso del sistema de montaje de los periódicos, cuando ya se atisbaba el fin de los tradicionales talleres de composición.

Mediaban los años sesenta cuando La Región era pionera en el abandono del plomo en los talleres de tipografía para pasar a componer los textos en cintas magnéticas y después reproducirlos de forma automática sobre un papel especial en letra de imprenta. Los textos salían compuestos en galerada, que luego los montadores, como Antonio Rodríguez, debían recortar con precisión para ir colocándolos sobre plantillas de columnas y páginas.

Antonio, con sus compañeros de taller, vivió hitos históricos en su quehacer como el lanzamiento de La Región Internacional o la puesta en marcha de Atlántico Diario, además de otras muchas publicaciones no diarias que promovió la editora bajo el inquieto liderazgo de José Luis Outeiriño, por el que sentía viva admiración. La intensidad del trabajo hizo que quienes participaban en esa fase constituyesen un equipo sólido en lo profesional y cercano en lo personal, bien parecido a una familia paralela, generada en el puesto de trabajo.

Inquilino y miembro de la cooperativa de compañeros que construyó en As Lagoas el que fuera “edificio La Región”, con el apoyo de la empresa, estaba casado con Victoria Fernández, con quien tuvo cuatro hijas, que le dieron cinco nietos. De todos ellos sentía el máximo orgullo y,  con su atención, trató de compatibilizar el tiempo libre con la dedicación a la pesca, que era su gran afición y en la que gozaba de fama de avezado practicante, conocedor de ríos y regatos de la provincia e incluso muchos fuera de ella. La generosa etapa de jubilación le permitió disfrutar de sus pasiones durante largo tiempo. El funeral en su memoria tendrá lugar mañana, sábado, a las doce del mediodía en la iglesia de As Lagoas. El velatorio tiene lugar en el Tanatorio As Burgas.