Opinión

Ourense: ciudad jardín, ciudad verde

Opinión

Ourense: ciudad jardín, ciudad verde

La experiencia demuestra que lo que une a los pueblos y los hace progresar es un proyecto en común, factible e ilusionante, que les haga sentir como propio el presente y el futuro. Si ese proyecto es además una posibilidad de progreso que sólo depende de la voluntad, mejor que mejor. Ourense, nuestra ciudad, no atraviesa buenos tiempos, reduce su población y su actividad y no hay demasiadas perspectivas de que esto mejore. Incluso con la llegada del AVE no se va a solucionar nada si los viajeros no tienen claro que la ciudad es atractiva para visitarla. Buscar un nicho de progreso, una característica que pocas ciudades tengan, es fundamental. Así que se me ocurre proponer, ¡que osadía!, perdón por la inmodestia, un proyecto de Ciudad Jardín y Verde para la ciudad de Ourense, un proyecto de futuro, que podía utilizar como lema: “Ourense, ciudad jardín, ciudad verde”. Existe ya un premio que concede la Unión Europea y que se denomina Capital Verde Europea, al que se pueden presentar todas las ciudades de más de 100.000 habitantes. 

Si se pusiese en marcha está idea, (tal vez no ganaríamos el premio a la primera, ni a la segunda, tal vez nunca) pondríamos a la ciudad en el sendero verde y sostenible adecuado. En este proyecto global se incluirían proyectos y realidades ya existentes, por ejemplo el Plan Móvete por Ourense o los paseos de los ríos Miño y Barbaña como sendas verdes. También se podría incluir el magnífico proyecto de recuperación de As Burgas y su entorno que publicó La Región en el 2019, la sustitución de los buses actuales por otros no contaminantes. El proyecto verde debería comprender toda clase de medidas para lograr una ciudad medioambientalmente ejemplar. Pero también incorporar la creación de nuevos jardines y espacios verdes, además de un plan de arbolado de las calles de la ciudad. La unión de todas esas realidades o proyectos bajo un solo lema, lo hace todo más potente, más ilusionante, más real y nos permite saber cuál es el proyecto de ciudad. 

En fin, como no soy especialista en nada de esto, en mi opinión el Concello de Ourense podría convocar un concurso de ideas o proyectos para hacer de Ourense una ciudad jardín y verde en pocos años. Seguro que, al menos, arquitectos, ingenieros, urbanistas, ecologistas y profesionales del medioambiente estarían interesados en participar. Esta idea, plan, proyecto o propuesta, como quieran llamarlo, tiene algunas ventajas. Está en consonancia con la lucha contra el cambio climático; existen subvenciones para su desarrollo; supone el embellecimiento de la ciudad; la convierte en un lugar agradable y más habitable; es un reclamo turístico y es factible a un coste perfectamente asumible. Pondría a la ciudad en los medios de comunicación por algo que realmente es serio y atractivo. 

Y cuando llegue el AVE, además del atractivo termal, A Ponte Romana, el Santo Cristo y As Burgas, tendríamos el valor añadido de ser una ciudad verde y una ciudad jardín. Si se concibe bien “Ourense, ciudad jardín, ciudad verde” puede ser una idea que funcione. Vitoria-Gazteiz fue la Ciudad Verde Europea (European Green Capital) en 2012. Es un ejemplo a seguir y a superar, convirtiendo nuestra ciudad no sólo en una ciudad verde, sino también en una ciudad jardín. Podría ser un gran proyecto de ciudad.