Opinión

Instituciones y vallas publicitarias

Opinión

Instituciones y vallas publicitarias

Hoy la Diputación celebra el Debate sobre el Estado de la Provincia. Las instituciones son para hablar de política y, sobre todo, para gestionar esas políticas. Al gobierno (este caso Baltar) le toca dar cuenta de lo hecho y qué cree que debe hacer. Luego, aplaudir o censurar, según se profese la religión popular o se ejerza la apostasía sobre su credo. Por primera vez el PSOE, que está en la oposición, hará novillos, como los malos estudiantes. Rafael Rodríguez Villarino, pastor de las huestes socialistas en la institución provincial, ha decidido quedar jugando al futbolín, mientras en clase se habla de Filosofía. Está en su derecho. Cree que el debate que se celebra en la Diputación es "dunha inutilidade absoluta, falsa e estéril". Irreprochable el argumento, faltaría más. Al menos de tanta "inutilidade" como algunas otras iniciativas —las suyas tampoco están excluidas—. Pero, donde el socialista se ha gustado más es haciéndose una foto bajo un cartel publicitario en el que se lee: "Estado real da provincia". A su lado las fotos de José Luis Baltar, Manuel Baltar y Gonzalo Jácome. El eslogan dice que "sete habitantes menos cada día desde que caciquean Ourense". Villarino está en un partido de gobierno y este tipo de algaradas le deja como un outsider. Algo tendrá que ver el PSOE (como los demás) en esta postración. Villarino se coloca fuera de la institución. Cabalga en una batalla consigo mismo para reivindicarse como útil en un partido que ya le ha puesto la proa.