Opinión

Ejemplo de fijar población: Verín

Opinión

Ejemplo de fijar población: Verín

Pues sí, porque lo de fijar población en el rural, pues se queda a los pies de la nada con la injustificable decisión del Sergas de cerrar el paritorio del hospital comarcal de Verín. Sin servicios, sin centros de salud, sin oficinas bancarias, sin colegios, sin empleo, sin trasporte público. ¿De verdad cree alguien que porque se bajen impuestos (pírricamente) para vivir en el rural ourensano, nuestros jóvenes o familias van a adquirir una vivienda y ir vivir al rural? Solo puedo añadir que el último ourensano, que apague la luz, no vaya a ser que las eléctricas nos pasen la factura en el más allá .

¿Es antirrentable Ourense? ¿Somos antirrentables los ourensanos a las administraciones? ¿Es antirrentable el alcantarillado público o el alumbrado en pueblos enteros de dos vecinos? Pues la respuesta es que sí lo somos. Claro que le somos antirrentables a las administraciones. Las mismas administraciones que nunca se preocuparon de erradicar del minifundismo multisectorial de nuestra provincia. Los mismos que nunca lucharon por implantar la concentración parcelaria como viabilidad del sector agroganadero. Los mismos, también, que no apostaron por potenciar las capitalidades de los municipios dotándolas de servicios y creación de oportunidades de empleo, que es lo único que de verdad puede fijar población. En una provincia donde hay más parcelas que habitantes, donde hay más pensionistas que cotizantes, ¿qué es lo que se esperaban? Lo de la supresión de la sala de partos del Hospital de Verín es solo un episodio más del desmantelamiento de los servicios públicos. Un efecto colateral más del abandono al que tienen sometido a nuestra provincia. Solo les importa el Eje Atlántico, lo demás ni siquiera es secundario, esa es la realidad.

Como también es una realidad la degradación y vandalismo del casco antiguo de mi ciudad , degradado y abandonado a más no poder. Sus calles sucias, malolientes y en varios tramos peligrosas. El aumento de los enfrentamientos con violencia en la zona antigua de la ciudad, no es más que la consecuencia de la falta de vigilancia ante el déficit de Policía Local y Nacional, sumado a la negligente, ineficiente e ineficaz gestión de la Administracion local y Subdelegación del Gobierno. Ya que, además de afectar a la libertad y seguridad de los ourensanos, esas actuaciones violentas alteran la convivencia y el descanso de los vecinos del Casco Histórico, contribuyen a la degradación de este espacio urbano y ponen en riesgo la viabilidad de numerosos negocios hosteleros y comercios locales. Miren, yo solo quiero un casco antiguo limpio, seguro, embellecido, rehabilitado arquitectónicamente y que realmente sea nuestra tarjeta de presentación para todos los que nos quieren visitar, y por supuesto para el uso y disfrute de los que aquí vivimos y queremos seguir viviendo, nada más .

No quiero delincuencia ni vandalismo callejero ni destrozo del mobiliario urbano ni degradación de las calles ni zonas marginales. Y lo que sí quiero son personas competentes que estén a la altura de las circunstancias, y aquí me estoy refiriendo a quienes gestionan y gobiernan nuestros recursos públicos. ¿Es tan difícil intentar hacer las cosas bien, con sentido común y coherencia?, ¿es tan sumamente difícil? Ya está bien de tanta y tanta tomadura de pelo, que Ourense no es el circo de España.