Opinión

¿Los partidos o las personas?

Opinión

¿Los partidos o las personas?

Quienes me siguen en esta sección saben muy bien que suelo darle la razón a quien la tenga, sea del signo político o religioso que fuere. En más de una ocasión así he tratado de reflejarlo desde aquí. La última, ante el fallecimiento de un personaje único como fue el llamado “Califa de Córdoba”, el comunista Julio Anguita. Quedan pocos de su talla.

Y uno de ellos acaba de dejarnos ahora recientemente: Francisco “Paco” Frutos, también del PCE. Este histórico líder comunista y líder de IU nos dejaba a los 80 años. Francisco Frutos Gras (Calella, Barcelona, 1939) fue secretario general del PCE de diciembre de 1998 a noviembre de 2009, así como diputado por Izquierda Unida en el Congreso desde 1993 hasta las elecciones de 2004. Y secretario general del Partido Socialista Unificado de Catalunya (PSUC), del Partido Comunista de España (PCE) y coordinador general de Izquierda Unida. 

Retirado de la vida política desde hace años, el 29 de octubre de 2017 participó activamente en la manifestación celebrada en Barcelona por la unidad de España, siendo uno de los oradores. En su discurso reprochó a algunos sectores de la izquierda que se hubieran “convertido en cómplices del nacionalismo”. 

Deja para la historia su coherencia, que le marginó incluso para algunos de su partido. Sin duda muchas de sus intervenciones estaban lejos de ser “políticamente correctas”, pero formaban parte de su sana independencia, sin claudicar a su ideología comunista. Dos frases suyas pasan a la historia de este convulso país: “El derecho a la autodeterminación no existe en Cataluña”, y otra: “Podemos ha sido el palanganero del independentismo en Cataluña”. Le costaron críticas de su mismo partido.

Durante el franquismo estuvo seis meses en la cárcel Modelo de Barcelona. Ingresó en el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC) en 1963 y un año después comenzó a organizar Comisiones Obreras en Cataluña (CONC). En las elecciones generales de junio de 1993 fue elegido diputado de IU por Madrid y reelegido miembro de la Presidencia Federal de IU en diciembre de 1994 y reelegido después. A finales de 1999 volvió a relevar a Anguita, esta vez como candidato de IU a la Presidencia del Gobierno para las generales de 2000, candidatura a la que no se presentó Anguita por problemas de salud. Cuando Anguita anunció su retirada como coordinador general de IU, Frutos se presentó como candidato siendo derrotado por un voto. Llamazares le sustituyó. En 2008, ante los malos resultados electorales, se retiró. Una biografía amplia y trasparente es para tener en cuenta por cuantos trataron y tratan de llevar adelante al PCE.

Tras ejemplos como el de Paco Frutos personalmente me reafirmo en que de lo que se trata en la vida politica es de personas, porque muchas veces las siglas están muy lejos de ser llevadas a la práctica por quienes dicen seguirlas. Por eso, las candidaturas electorales debieran ser seguidas por la honradez de quienes las componen, sean del signo que fueren. La razón siempre a quien la tiene. Porque lo contrario lleva a una ceguera que a la larga paga toda la ciudadanía, y basta echar un vistazo a la politica nacional e internacional. Obnubilarse con las siglas de los partidos es, eso creo, sumamente peligroso. 

Pero desgraciadamente, muchas veces los votantes lo hacen pensando en la formación politica que lidera la papeleta. Y después nos quejamos de consecuencias sin vuelta atrás. Claro que también es verdad que muchas veces esas personas honradas y coherente, como Frutos, carecen del carisma de masas y entonces se quedan en el ostracismo. Tenemos casos muy claros, como el aquí tantas veces citado Manolo Peña Rey, que está en la misma línea de coherencia que Anguita o Frutos.