Opinión

Si hoy es martes, esto es multa

Opinión

Si hoy es martes, esto es multa

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no soporta que se persiga a los pobres que no pueden pagar la hipoteca de su piso, pero no tiene ninguna brizna de misericordia con esas clases humildes -fontaneros, albañiles, cerrajeros, generalistas en chapuzas- que, después de estar casi medio año confinados y sin ingresos, no han tenido la solidaridad con el medio ambiente de haber cambiado su vieja furgoneta alimentada con diésel por un vehículo híbrido, o eléctrico total, como puede poseer cualquier pijo de la alta burguesía catalana.

El título de este diminuto artículo proviene de una película mediocre, pero de atinado título -"Si hoy es martes, esto es Bélgica"- que ironizaba sobre los apelmazados tours turísticos europeos para consumo de estadounidenses.

"Si tiene una multa, esto es Barcelona", porque en medio del mayor rebrote de pandemia, Ada Colau, esa gran estratega, está dispuesta a guardar su misericordia para los que no pagan la hipoteca a la que se comprometieron, pero no quiere saber nada de esos egoístas trabajadores autónomos o por cuenta ajena, que no han tenido la responsabilidad de cambiar su viejo transporte individual en un automóvil no contaminante.

Muchas personas habíamos tenido "indicios racionales", como dice la jerga judicial, de que Ada Colau poseía altas dosis de tontería contemporánea, por ejemplo, aquellos ataques histéricos contra la invasión de los pasajeros de cruceros, que desgastaban las aceras y dejaban cientos de miles de euros en los comercios. Peligro solventado. Ya no atracarán en Barcelona, gracias a la patosa gestión sanitaria de los secesionistas del Govern.

Ahora, Ada Colau, dispuesta a dejar lo mejor de sí misma en la lucha conta el covid-19, va a freír a multas a los menestrales y obreros que se atrevan a no cargar sobre los hombros con su mochila de pesadas herramientas en el transporte público. Es lo que tiene el progresismo ideológico: que no discrimina, no distingue, y no considera que vivamos en un tiempo excepcional. O sea, si hoy es martes, esto es multa.