Opinión

Gloria Fuertes, icono para niñas

Opinión

Gloria Fuertes, icono para niñas

El escritor y titular de la letra R en la Real Academia Javier Marías escribió hace una semana que no suscribía que Gloria Fuertes “fuese una grandísima poeta”, y mesnadas de feministas se han lanzado contra él llamándole machista y pidiendo que se rechacen sus novelas y artículos.

Con motivo del centenario de su nacimiento el próximo 28 de julio en una humildísima familia madrileña, el feminismo reivindica su figura como poeta excepcional, primer paso para hacerla icono infantil; aunque además hay otro motivo, como verá usted más abajo. Tras sufrir los terrores y las hambres de la guerra civil, a los 14 años, en 1941, publicó su primer poema, se hizo secretaria y colaboradora con poemas dulces e ingenuos en medios del régimen como Arriba y la revista infantil Flechas y Pelayos. En los 60 abandonó las publicaciones franquistas gracias al éxito de sus libros de poemas infantiles, siempre positivos, con pequeñas fábulas que eran lecciones de humanidad. Falleció en 1998.

Dice Marías que “sufrimos una campaña orquestada según la cual Gloria Fuertes era una grandísima poeta a la que debemos tomar muy en serio”. Esta opinión, acertada o no, es solo parte del por qué lo odian las feministas que quieren crear o desenterrar nuevos Cervantes con nombre de mujer. Hay un segundo motivo más importante al que él no alude: Gloria era lesbiana, condición que llevaba discretísimamente fuera de su círculo íntimo de amigos, entre los que estaba este cronista en los 70. Para ella era fundamental no usar su condición sexual para influir en los niños. Sólo quería que vivieran sus mensajes sobre paz y bondad. 

Sépanlo: el feminismo dominado por proselitistas lesbianas quiere aprovechar su centenario presentándola como icono sexual para las niñas. 

Te puede interesar