Opinión

Niños heteropatriarcas, niñas maternales

Opinión

Niños heteropatriarcas, niñas maternales

Los niños actuales aman el esfuerzo físico más que las niñas, que prefieren el arrojo intelectual, lo que aventura un destino diferente de ambos sexos cuando sean mayores.

Si ellas no los embridan con sus habilidades mentales, como diría la feminista y todavía ministra de Justicia, Dolores Delgado, lo natural es que de mayores los niños tiendan al heteropatriarcado. 

Es la conclusión lógica que ofrece un reciente sondeo sobre lo que piensan y desean ser los españoles de ambos sexos menores de diecisiete años.

El estudio fue encargado por la principal empresa privada de ofertas de trabajo, Adecco, que, con 2.000 entrevistas en toda España, encontró que hay sensibles diferencias entre las expectativas de unos y otras, al contrario de lo que predican quienes difunden la ideología de género.

Los niños prefieren lo relacionado con la tecnología y los deportes, y las niñas desean todo lo que las relaciona con su naturaleza y sexo, y que disgusta al radicalismo del feminismo de género: la maternidad.

Así se explica que deseen por encima de otras opciones la medicina, la enseñanza y lo relacionado con la infancia, mientras que las preferencias varoniles están mucho menos inclinadas a la mejora de la vida de los cachorros humanos o a la puericultura; la perpetuación de la especie, sólo porque son machos.

Ambos sexos, eso sí, coinciden en ver el futuro con robots que les ayudarán en sus respectivas labores.

También se unen en su rechazo a vivir de la política, algo que no habla bien de quienes tratan de obtener poder para regir la sociedad.

Aunque cuando sean mayores quizás cambien de opinión porque lo mismo pensaban cuando eran niños y niñas los que nos mandan ahora, y ahí los tiene usted.

Te puede interesar