Alimentos congelados para adelgazar

Alimentos congelados para adelgazar

Los alimentos congelados pueden encajar en una dieta saludable de adelgazamiento, siempre y cuando se trate de congelados frescos y de precocinados congelados (versiones caseras bajas en grasa). Estas dos opciones son muy prácticas y puedes emplearlas con cierta frecuencia para añadir alimentos a tu dieta, sin desajustar el equilibrio energético. 

La técnica de congelado mantiene en gran parte las cualidades organolépticas y preserva las propiedades nutritivas de los alimentos frescos. La composición nutricional del producto congelado apenas varía respecto al producto fresco, siendo esta la clave que permite utilizar congelados (frescos) como alimentos alternativos en un plan de adelgazamiento. 

Son muchísimos los alimentos ofrecidos en este formato, acondicionados y listos para cocinar. Puedes incluir en tu lista de compra: verduras en juliana, filetes de pescado, almejas, mejillones, calamares, cebolla troceada, guisantes, habas frescas, zanahorias, acelgas, espinacas, brócoli, etc.  

Con las verduras y hortalizas podrás organizar menús variados y saludables invirtiendo muy poco tiempo. Elige de un sinfín de recetas: salteado de judías verdes y zanahorias baby, revuelto de verduras, alcachofas a la vinagreta, tortilla de guisantes, wok de verduras, etc.

La variedad y el tiempo de preparación de los menús son los factores más importantes de adhesión y cumplimiento de las dietas. En una dieta saludable se promociona el consumo de pescado, la versión congelada facilita su presencia en comidas y cenas calóricamente bajas. 

CONTROLAR LOS PRECOCINADOS

Con respecto a la segunda opción de precocinados congelados (versión casera), comentarte que es una opción válida al controlar cuidadosamente, la cantidad  de grasa añadida. Una vez preparado el plato, congela en porciones individuales. Son buenas viandas los caldos desgrasados, sopas de verduras, legumbres vegetales, etc. Con ellos solucionarás más cómodamente algunos platos del menú semanal sin improvisar.

Medidas de higiene y manipulación para conservar la calidad del alimento congelado:

1. Seguir las instrucciones del envase una vez vaya a cocinarse.

2. Descongelar siempre en el frigorífico y después cocinarse.

3. No supere el tiempo de congelación indicado en el envase.    

4. Mantenga la cadena de frío. 

5. La carne debe congelarse siempre limpia y sin huesos.

6. Envolver correctamente el alimento. Film transparente para frutas y verduras. Papel de aluminio para carnes y pescados. 

7. Los líquidos, caldos y zumos deben guardarse en envases plásticos, sin llenarlos totalmente ya que tras la congelación aumenta el volumen.

Envíe sus consultas a:  [email protected]