Piel y antioxidantes

Piel y antioxidantes

Para mejorar la condición seca y reactiva de tu piel será fundamental mantener un buen estado de hidratación, es decir, ingerir la cantidad adecuada de líquidos que necesitas, para que las células de tu piel puedan aprovechar los nutrientes y tener un mejor funcionamiento. Esta ingesta diaria de líquidos, incorporada normalmente en una dieta completa y equilibrada, debe mantenerse alrededor de 1,5 litros/día, incluso puede ser algo más, en personas físicamente activas y que viven en climas cálidos.

Puedes lograr esta meta consumiendo además de agua, otras opciones de alimentos, que es lo ideal ya que seguro será más agradable y saludable. La fruta fresca es una de las alternativas, la mayoría aportan una buena cantidad de agua, las que más sandías, melón, naranjas - 90% de humedad en su composición-. Cualquier momento del día es bueno para consumirla, y además son cómodas de llevar al lugar de trabajo, de ocio o deporte. Los caldos de verdura, los licuados de hortalizas -pepino, espinacas, apio, tomate, acelga y las infusiones se suman a este conjunto de opciones.
Por otra parte, será importante que estén en tu alimentación ciertos alimentos ricos en sustancias antioxidantes -vitaminas y polifenoles-,  que ayudarán en la regeneración de las mucosas y de la piel.

Una forma muy práctica de mejorar el total de estas sustancias en tus comidas es añadir pequeñas cantidades de frutos rojos a tus ensaladas o primeros platos. Prueba mezclar por ejemplo, lechugas y brotes de invierno con grosellas rojas ó arándanos, escarola con laminillas de fresa ó brotes de espinacas frescas con granada o bayas de goji esparcidas. Estas combinaciones aportarán un extra de vitamina C -antioxidante imprescindible en la formación de colágeno, responsable de la elasticidad de la piel-, al tiempo que podrás disfrutar de un realce en sabor y texturas en recetas clásicas. Completa el mix de antioxidantes eligiendo guarniciones de color naranja -zanahorias, calabaza, etcétera.- potentes carotenoides regeneradores de la piel.

Para finalizar te aconsejo incluir en tu dieta alimentos ricos en ácidos grasos esenciales. Estos son fundamentales para mantener la integridad de las estructuras, el espesor, metabolismo e hidratación de la piel. Los ácidos grasos omega 3 y la vitamina B 12 que contiene el salmón y las sardinas, por ejemplo, ayudan a mejorar el brillo y la fuerza de tu cabello e hidratar tu piel, consúmelo una vez por semana.

¿Suplementación? No. Será suficiente con que te animes a rociar aceite de oliva virgen en crudo en tus preparaciones y aliños, y salpicar tus platos favoritos con nueces, germen de trigo, aguacate  o semillas de lino. Recuerda que es importante mantener un estilo de vida saludable, en el que se reduzca el estrés, se eliminen toxinas  -tabaco, alcohol, azúcares refinados, grasas saturadas, contaminación atmosférica- y se mantengan buenos hábitos de descanso.

Envíe sus consultas a:

[email protected]