Opinión

"De esta vamos a salir más fuertes"

Opinión

"De esta vamos a salir más fuertes"

¿Qué? ¿Cómo? ¡Ojalá!, pero mucho me temo que no es ni va a ser así. Para un eslogan, márquetin, está muy bien; y para transmitir confianza subjetiva también… aunque lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Cómo vamos a salir más fuertes, si no habiendo salido de la crisis sanitaria, ya el FMI en su informe actual “mejora sus previsiones para las grandes economías desarrolladas con una sola excepción: España”. El PIB caerá en 2020 un 12,8%, y hasta el 40% del empleo de las pymes de la restauración y la hostelería está en peligro. Y, ¡hay más!, lo corrobora el economista alemán Friedrich Sell, cuando alerta: “España no está lejos de un estado fallido; están fallando todos los poderes del Estado. No es responsable transferir fondos al Gobierno actual, el FMI debe intervenir”. Con lo cual, cualquiera, sin estrujar mucho las neuronas, se preguntaría quiénes son los expertos económicos de Sánchez, para transmitirnos tal fortaleza. Y, ¡aún más!, leyendo la sección de Economía, página 37 de La Región del miércoles 14 de octubre, el titular es: “España, la economía avanzada más golpeada por la pandemia. Con tasas de desempleo que doblan la media de la zona euro”. Así y todo, nuestro presidente del Gobierno, cual moral del Alcoyano, nos anima con lo fuertes que vamos a ser.

Es de dominio público que el actual Gobierno de España, apoyado por grupos, cada cual hijo de su padre y de su madre, ostentan intereses encontrados a la hora de sus objetivos, bajo la prioridad del cuanto peor, mejor. Y, además, en su afán de tenerlos contentos y a su mejor menester, Sánchez va capeando el temporal, ora acariciándolos con dádivas económicas, ora con reformas judiciales para secesionistas, ora legislamos como la ley de memoria democrática –¿qué es lo que hay que blindar por ley: la memoria, la democracia o las dos?-, enredamos con la mesa de negociación, blanqueamos algún partido con pasado reciente negro, asalto al poder judicial –titular de Fernando Ónega-, amén de haber desenterrado algún fósil… y ya se da a conocer lo del intercambio de presupuestos por presos. Los presupuestos de Rajoy, malos malísimos que eran, son los que siguen en vigor. ¿Sería porque no se caracterizaban por tal intercambio? Aunque también en vigor continúa el “De esta vamos a salir más fuertes”, sin tener pajolera idea de dónde va a salir la fuerza. 

Pero es que este Gobierno sociopodemita está demostrando cuáles son sus prioridades; éstas no se parecen en nada a las necesidades de la gran mayoría de los españoles: crisis sanitaria, economía, paro, justicia… ¿O no se han dado más prisa en presentarnos una reforma exprés de la Ley Orgánica del Poder Judicial que en modificar la Ley de Medidas de Salud Pública para que las CCAA tengan seguridad jurídica a la hora de garantizar movimientos, confinamientos, etc.? Y, como dice mi idolatrado Neme, nos venden la moto de que lo importante es la salud de los españoles; y que “de esta vamos a salir más fuertes”, sin saber quién. 

Qué más tiene que acontecer en este país para que el Gobierno entienda que estamos ante una emergencia sanitaria, económica –son prioritarias-, aparte de la confusión en lo institucional y político, para que abandone márquetin, eslóganes y soflamas. Sirva lo que dice José Antonio Marina, filósofo y catedrático: “De esta crisis no saldremos más fuertes, en absoluto. Las sociedades no aprenden tan pronto”. Yo tengo en cuenta que los filósofos creen en la razón, los poetas en la locura… El Gobierno de España cree en eslóganes o algo parecido y tiene algo de poeta…