Opinión

Confusiones

Opinión

Confusiones

Todos nos confundimos constantemente, así que no está bien reprocharle a alguien que se confunda. Lo sé.

El gran jefe de la Fundación Francisco Franco, un exmilitar que se llama Juan Chicharro Ortega y fue asesor del rey emérito en los tiempos de Maricastaña, en unas recientes declaraciones ha dicho la siguiente frase lapidaria: "¿Acaso no es la monarquía obra de Franco?" Me gustó mucho la frase porque tiene un tono muy literario de gran altura, como sacada de una novela barata de kiosko o de una serie de fantasía televisiva tipo Juego de Tronos, como si hubiera dicho: "¿Acaso no nos ha creado Dios para dominar el mundo?".

Pero la frase encierra una confusión de análisis histórico y político de proporciones telúricas, por no decir que encierra una metedura de pata o una salida del tiesto de nota, que por cierto resultarían estas expresiones más descriptivas y que además tienen la ventaja de que para entenderlas no hace falta ir al diccionario a buscar la palabra telúrico. 

Pues eso es una confusión. Una enorme. Porque la monarquía española les guste a algunos y a otros no, bien sean de Vox, de Podemos o da igual, tiene ya unos cuantos siglos y no es obra de Franco. De ninguna manera. Al contrario: en realidad Franco fue una consecuencia deseada o no, más o menos indirecta o no, y casual o no, de la monarquía española. La monarquía ya estaba aquí mucho tiempo antes de que Franco fuera ni siquiera un diminuto proyecto de espermatozoide ferrolano con poco futuro.

El señor Juan Chicharro Ortega en dicha entrevista incluso le dice a Felipe VI, no se sabe si esto es una amenaza o qué: "Si no hubiera sido por Franco no estaría Vuestra Majestad en el trono."

Doble confusión o doble error. La fastidiamos. Si esto fuera "Pasapalabra" o "Saber y Ganar" el señor Chicharro ya estaría fuera del juego. Como ya expliqué más arriba es justo al revés, Franco existió gracias a los Reyes Católicos, Carlos V, Felipe II, Felipe IV, Carlos III, etc. 

He evitado poner en la lista anterior a Carlos IV, Fernando VII, Alfonso XII o Alfonso XIII entre otros porque estos tipos, digámoslo claramente, eran unos ladrones, incompetentes y malas personas. Reyes a los que lo único que le interesó fue mantener su lujoso nivel de vida a costa del sufrimiento de sus súbditos. Como María Antonieta que decía: "¿El pueblo no tiene pan?, ¡pues que coma pasteles!". Frase que en otra forma ("¡pues que se jodan!"), la escuchamos en boca de una diputada del PP, Andrea Fabra, en el Congreso refiriéndose a los parados, ¿lo recuerdan? La hemeroteca es lo que tiene, que incordia mucho.

El señor Chicharro Ortega confunde el pan con los pasteles. Confunde a Franco con la historia de España. Y confunde la sociedad española con una escuela de cadetes a su mando. Será porque ya está más que jubilado y se le va la olla. ¿Quién sabe?