Opinión

Superioridades morales

Opinión

Superioridades morales

En uno de esos absurdos posts del Facebook alguien ha reunido una colección de fotos de los sesenta y setenta de Woodstock y otras "xuntanzas" hippies de la época, en las que aparecen chicas o chicos semi o completamente desnudos bailando alucinados en tripi, o simplemente tomando un bocata, fumando un porro, charlando con sus amigos o descansando. Flores y alegría. Eran los hippies.

La colección de fotos sin embargo ilustra un hecho curioso. ¿Por qué en aquel contexto, un concierto por ejemplo, una chica podía quitarse la camiseta y no pasaba nada? Como mucho la gente aplaudía y listo. Andando. ¿Y por qué si lo hace hoy, pongamos en los Sanfermines, a los cinco segundos tiene encima una turba de tipos descontrolados que quieren magrearla y meterle mano? Algo malo nos ha pasado (gracias al cielo no a mi ni a mis amigos).

Yo creo que hay alguna superioridad moral entre nosotros. Al menos una cierta superioridad moral que no puedo explicar bien. Yo bendigo a quien se pone en pelotas "Blessed are you, blessed am I, children of the nigth" como cantaba Joan Baez entonces ("Bendito seas tú, bendito yo, niños de la noche"). 

Y también creo que los que hemos sido educados en un contexto occidental liberal bien sea laico o religioso, eso es casi secundario a estas alturas, tenemos una cierta superioridad moral sobre por ejemplo musulmanes, mormones, evangélicos y otros parecidos. Siento decirlo así, pero así me lo parece. Somos superiores. ¿Suena nazi? No lo creo.

Cuando veo a esos chavales y lamento insistir en lo mismo pero es un paradigma, que a la mínima se abalanzan sobre una chica como si no hubieran visto unas tetas en su vida, me parecen policías de la sharia. Peores incluso porque son policías que no solo quieren tapar la exhibición del cuerpo por razones religiosas o las que sean, sino también porque quieren ellos mismos tocar, magrear y puede que más sin saber en realidad lo que quieren. Es así. Al que le de vergüenza que lo diga. A mí me da vergüenza. Ajena, claro.

Si fuera como digo, entonces esa superioridad moral nos exigiría instruir a los ignorantes para que crezcan y se hagan mejores. Pero ¿lo hacemos? No. Nos ponemos a ver la última serie de Netflix y punto. ¡Qué bonito! Progresamos como los cangrejos, caminando de lado.

Hay una superioridad moral, claro que la hay. La nuestra. Inventamos los derechos civiles. Hemos hecho que la gente pueda vivir en paz tenga el color o el origen que tenga, escuchando la música que le guste o vistiéndose como quiera. Y por eso tenemos la obligación de, no me gusta la palabra, "someter" a los inferiores, y educarlos para que se hagan superiores. 

Vale, muchos dirán que esto suena un poco facha. Seguro. Lo sé. Pues perfecto, que lean entonces esta otra estrofa de Blessed are: "Benditos sean los jinetes de la noche que duermen a la sombra de Dios."