Opinión

El mar de Santiago

Opinión

El mar de Santiago

Defiende Fernando Laxe, cuando se le pregunta, la conveniencia de contar con un Ministerio del Mar para favorecer el desarrollo económico de esta tierra y también del conjunto del Estado no sólo por la pesca, sino porque el futuro del transporte de mercancías será marítimo. Galicia será siempre puerto y puerta del Atlántico. Ninguna decisión política puede arrebatar la situación en el mapa, aunque sí puede hacer que se quede reducida a corredor de paso sin rentabilizar el peligro por la carga que transportan en la panza los 13.000 buques con mercancía peligrosa que pasan cada año. 

El presidente de la Xunta entre septiembre de 1987 y febrero de 1990 con el Gobierno tripartito y catedrático de Economía Aplicada en la Universidade da Coruña volvió a defender su tesis en el Foro de La Región que se celebró el pasado 6 de noviembre en Allariz. Y no hace falta insistirle mucho para que explique que el lugar indicado para ubicar ese ministerio es Galicia: "Es mejor respirar salitre para tomar cualquier decisión sobre un asunto relacionado con el mar". 

Con la actual tensión territorial se antoja complicado que un gobierno se posicione a favor de una descentralización que sería interpretada de radical aunque se apoye en la lógica, pero resulta esperpéntico que la compañía pública Navantia y la empresa alemana Siemens hayan anunciado la ubicación en Santiago del Centro de Excelencia del Sector Naval (Cesena) que servirá de soporte al desarrollo de las fragatas F-110 para la Armada  que se van a fabricar en las gradas del astillero ferrolano.El mar de Santiago inspirando a los ingenieros navales no lo compra la razón ni en subasta amañada.

Salió anteayer el socialista Ángel Mato, alcalde de Ferrol, a defender que el centro "tiene que estar y va a estar" en una ciudad que agoniza mientras recuerda éxitos no tan lejanos. Ferrol ya no cuenta con una tienda Zara, pero sí con un Centro de Innovación de Servicios, un campus universitario con las titulaciones de Ingeniería Naval y Oceánica, puerto y astilleros.A las horas el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijñoo, también se comprometió a mediar durante un acto con los empresarios de Ferrolterra para que Navantia y Siemens sepan que el mar de Santiago es de piedra.