ENTREVISTA

"Os Blancos y sus vecinos nos han aportado otra forma de ver la vida"

Ana Martín forma parte de uno de los colectivos más populares de la comarca, Espacio Matrioska. La agrupación lleva dinamizando social y culturalmente Os Blancos  desde hace cuatro años y ahora, algunos de sus componentes, se han lanzado a hacer proyectos de manera individual

Ana Martín es una de las integrantes de Matrioska.
Ana Martín es una de las integrantes de Matrioska.
"Os Blancos y sus vecinos nos han aportado otra forma de ver la vida"

Ana Martín forma parte de uno de los colectivos más populares de la comarca, Espacio Matrioska. La agrupación lleva dinamizando social y culturalmente Os Blancos  desde hace cuatro años y ahora, algunos de sus componentes, se han lanzado a hacer proyectos de manera individual. Esta madrileña de 25 años expone durante estas semanas sus pinturas sobre tapices en A Arca da Noe, y habla sobre el proyecto del que es responsable dentro de la agrupación: un programa de residencias de verano en el que 20 jóvenes desarrollarán sus trabajos artísticos en el municipio limiano durante este verano. 

Los integrantes de Matrioska desarollan proyectos en común, pero también quieren mantener su individualidad.

Sí, porque cada uno tiene su línea artística personal y nos movemos como podemos en este sentido. No todo es la comunidad y el trabajo en equipo, aunque seguimos todos juntos como siempre y haciendo las mismas actividades. 

¿Cuál es su cometido dentro del colectivo?

Estamos divididos en comisiones, cada uno es el encargado de un proyecto, pero eso tampoco significa que lo lideremos, simplemente nos preocupamos de que las tareas vayan saliendo y de que todo vaya funcionando. Mi cometido es el de las residencias artísticas. 

¿Se trata de artistas que quieren desarrollar un proyecto en el rural?

Sí, y nosotros les proporcionamos un espacio y las herramientas que necesiten. En este sentido abrimos convocatoria para que los aspirantes puedan presentar sus ideas y luego los titulares de las que elegimos van viniendo a lo largo del verano un máximo de 15 días. Es una manera también de establecer contactos con gente que se mueve en el mundo del arte y de poder trabajar juntos. 

Hábleme de su exposición. 

Es pintura sobre tela, pero nada tradicional, he intentado que parezcan tapices con los bordes cosidos. En general la pintura que hago son grandes masas de color plano y juego con figuras abstractas. También voy a intervenir en A Arca da Noe un mural. 

¿En qué se basó para hacer esta exposición?

No me apetecía seguir con la temática figurativa ya que me empezó a atraer la idea de la abstracción y de cómo a través de elementos que no significan nada puedes transmitir algo más potente que con un bodegón. No tengo una temática clara, simplemente hago lo que me gusta.

¿Cuántas creaciones componen la exposición?

Dos de obras de gran formato y cuatro más pequeñas. También, ilustraciones digitales y un mural. 

¿De qué manera animaría a la gente a que acudiese a visitarla?

Porque es diferente y porque está en la Arca de Noe, que es un lugar en el que su responsable se está moviendo mucho por la música y por la cultura y allí pueden disfrutar de música en directo. 

¿Notan que la gente del rural responde a sus propuestas culturales?

Hay de todo, gente que va por otros derroteros y otra a la que le interesa. En el rural hay muchos colectivos pequeños que se está moviendo y haciendo cosas. La gente de Os Blancos al principio no entendía qué hacía la gente en las residencias de verano, y ahora quieren que vayan y que les pregunten cosas. Acogen muy bien lo que estamos haciendo. 

Ustedes han aportado cultura a Os Blancos, ¿Qué les ha aportado el pueblo a ustedes?

Saberes tradicionales y otra forma de ver la vida. Los vecinos se ayudan unos a otros, son más cercanos. A nosotros nos gusta tener una vida más tranquila y sostenible con nuestro huerto y nuestras gallinas, y si un día nos falta algo nuestros vecinos lo tienen para nosotros.