INSTALACIONES

La Casa da Lagoa de Sandiás reabre tras varios años inactiva

Construida hace una década, guarda la memoria de un espacio ignorado por las nuevas generaciones

La sala introductoria cuenta con uno de los barcos que se utilizaba para atravesar la laguna.
La sala introductoria cuenta con uno de los barcos que se utilizaba para atravesar la laguna.
La Casa da Lagoa de Sandiás reabre tras varios años inactiva

La Casa da Lagoa de Sandiás es, en sí misma, un recuerdo de lo que fue la desaparecida Laguna de Antela. Construida hace 10 años gracias a un plan europeo, nunca logró permanecer abierta durante largas temporadas puesto que no había personal disponible para hacerse cargo de ella. El actual gobierno de Sandiás ha dado la vuelta a esta situación tras contratar a un guía que abrirá las puertas del centro de interpretación de lunes a sábado en horario de 16,00 horas a 20,00 horas.

"Las generaciones que han llegado a los 60 y 70 años saben lo que fue a Lagoa de Antela, una de las lagunas de agua dulce más importantes de Europa con sus siete kilómetros de largo, seis de ancho y 35 kilómetros de perímetro", señala Carlos García, el trabajador municipal elegido para hacerse cargo de las visitas al centro. "La gente más joven no la conoce y el objetivo es que lo haga, que sepa más sobre su pasado, lo que fue el proceso de desecación, las pérdidas medioambientales derivadas del mismo y su futuro, que pasa por la intención de las distintas administraciones por recuperarla", añade. En este sentido, gracias a la acción de algunas empresas que se dedican a la extracción de arena en la zona, se están recuperando pequeñas partes de laguna e, incluso, hay especies avícolas que están retornando a su hábitat.

La Casa da Lagoa cuenta con dos plantas. En la inferior está ubicada la sala introductoria en donde los visitantes podrán ver fotos antiguas en contraposición a la vida actual en el entorno. En este espacio es donde se explica todo el proceso de desecación, que se hizo a través de la creación de un canal. En un espacio contiguo hay una sala audiovisual en la que se proyectan una serie de imágenes. El objetivo de las mismas no es otro que el de transmitir la relevancia de la laguna y la forma de vida de sus habitantes. La muestra también alberga antiguos materiales de recogida de patata, paneles informativos que recogen la leyenda de la Ciudad de Antioquía y curiosidades como las que rodean al "Boi da Limia". Este animal fue, antes de la mecanización de las tareas agrícolas, uno de los más poderosos medios de trabajo de la península.

La planta superior es un espacio interactivo desde el que se puede observar la laguna en directo. 

Ocho millones de aves cruzaban A Limia 

El origen de la Laguna de Antela hay que situarlo, como explica Carlos García, hace millones de años. "Las lluvias registradas a lo largo del tiempo en una zona tan llana como A Limia, ocasionaron esta formación", señala el encargado de la Casa da Lagoa. "Tenía una profundidad media de entre 30 y 40 centímetros y, en algunas zonas, ésta podía llegar a los tres metros", añade. A pesar de que los romanos intentaron iniciar un proceso de desecación, no fue hasta la dictadura franquista cuando se inició este proceso. En 1959 se abordó la creación de un canal, o río artificial para sacar el agua. "Hay versiones que dicen que fueron los propios vecinos del entorno los que reclamaron esta medida para que se pudieran acondicionar fincas de cultivo, puesto que había mucha pobreza por aquel entonces", matiza García. "Se perdió una gran riqueza medioambiental, de flora y de fauna. Se estima que atravesaban la laguna unos ocho millones de aves anualmente", añade. Precisamente y, sobre estas especies (muchas de las que han regresado a la Limia) se puede saber más en la planta superior de la Casa da Lagoa: cigüeñas, cuervos, garzas, patos reales o patos rubios. El espacio también está pensado para instruir a los más pequeños de la manera más didáctica posible con juegos, paneles luminosos y material tangible.