AGRICULTURA

Las lluvias ponen en riesgo la campaña de siembra de patata

La humedad y las temperaturas suaves pueden favorecer la aparición de Mildiu en las parcelas

Estado que presentaba este lunes una de las fincas anegadas por las continuas precipitaciones.
Estado que presentaba este lunes una de las fincas anegadas por las continuas precipitaciones.
Las lluvias ponen en riesgo la campaña de siembra de patata

Las continuas lluvias que cayeron en A Limia en las últimas semanas -unos 12 litros por metro cuadrado de media cada día- han puesto en riesgo la campaña de siembra iniciada, con un mes de retraso, a principios del pasado mes de mayo. Amador Díaz, presidente de la Asociación de Productores de Patata, no oculta su preocupación: "No sabemos que pasará. Muchas fincas están encharcadas y en algunas de ellas las patatas no nacerán, puesto que llevan anegadas bastante tiempo. Hay agricultores que tendrán que sembrar de segundas", dijo.

Otro problema derivado de esta acumulación de agua es la imposibilidad para los productores de entrar en sus terrenos a aplicar herbicida. "En muchos casos habrá que esperar también para poder realizar los tratamientos fungicidas", explicó Díaz. "Pinta mal el año, a ver qué pasa con las patatas que hay sembradas. El problema afecta, sobre todo, a las que están recién plantadas y han sufrido una acumulación importante de agua", añadió.

La solución más inmediata en las parcelas que no son arenosas y que no han conseguido filtrar el exceso de precipitaciones, es que los agricultores esperen a que se sequen para volver a plantar los tubérculos, con el riesgo de que no haya patata de siembra en los almacenes.

Por su parte, el presidente de la Indicación Xeográfica Protexida Patata de Galicia, Guillermo Budiño, señala otro problema: la presencia de malas hierbas que se alimentan de los elementos nutritivos del terreno y, además, incide en que "el peligro más importante que hay a día de hoy es que las patatas que fueron sembradas de manera temprana pueden sufrir un ataque de Mildiu por la humedad y las temperaturas suaves". Budiño recomienda que, "tan pronto como se pueda entrar a los terrenos, y antes de que aparezca la plaga, se aplique un tratamiento anti mildiu ya que, de lo contrario, será muy difícil de erradicar".

Desde la IXP aconsejan entrar "con mochila" en las parcelas en las que no sea posible hacerlo con maquinaria para evitar la aparición del hongo mediante la aplicación de un producto sistémico. Esta enfermedad puede afectar a los tallos y a las hojas de la patata ocasionando su podredumbre.


El centro agrogandeiro, a la expectativa


Servando Álvarez, director del Centro Agrogandeiro, asegura que todavía no se pueden cuantificar los daños causados por estas precipitaciones pues habrá que ver "cómo se comporta el tiempo de aquí en adelante". Sin embargo, matiza que "la patata que está en campo y que fue sembrada un poco tarde en aquellas zonas que sufrieron encharcamientos, especialmente en la última semana, se da una situación de falta de oxígeno que puede ocasionar la muerte de la patata madre si aparecen bacterias". El especialista matiza que estos son los problemas que pueden sufrir los tubérculos "que todavía no han nacido". El técnico explicó que los que ya están brotados tienen riesgo evidente de Mildiu, ya que con la maquinaria que hay hoy en día no se puede entrar a las tierras encharcadas. "La mochila está bien, pero para quien ha cultivado poco terreno, no varias hectáreas", apuntó. No obstante, para Servando Álvarez lo más preocupante es el riesgo que pueden tener las patatas que todavía no han brotado. "Lo que se puede hacer es arar entre los surcos cuando la tierra esté seca para permitir la entrada de aire y evitar enfermedades". El principal problema es, según los expertos, que muera la siembra madre, aunque falta por ver cómo se comportará la patata plantada en las próximas semanas.