FORO LA REGIÓN

Alfonso Villagómez: “Lo que ocurrió en Cataluña fue un golpe de Estado"

El magistrado habló de la relación entre jueces y la clase política, a la que acusó de haber desvirtuado la presunción de inocencia 

Alfonso Villagómez interviene en el Foro La Región. A la derecha, Monchi Sánchez, que presentó al magistrado.
Alfonso Villagómez interviene en el Foro La Región. A la derecha, Monchi Sánchez, que presentó al magistrado.
Alfonso Villagómez: “Lo que ocurrió en Cataluña fue un golpe de Estado"

El magistrado del Juzgado Contencioso-Administrativo número 14 de Madrid y asesor de Fernando López Aguilar durante su etapa como ministro, Alfonso José Villagómez Cebrián, protagonizó ayer el Foro La Región que se desarrolló en el Liceo alrededor de la relación entre políticos y jueces.

La coordinadora de la sección de Local de La Región y especialista en tribunales, Monchi Sánchez, hizo la presentación del ponente y, tras recordar su pasaporte ourensano, recorrió la extensa trayectoria del conferenciante.

Después, Villagómez empezó expresando su deseo de "tener tiempo para conocer mejor esta ciudad" y tras señalar a Foro La Región como "referencia nacional", explicó que "más que de politización de la justicia, me gustaría hablar de politización de los procesos".

Recordó que Tocqueville, en 1831, ya resaltó en su obra "que no hay asunto político en Estados Unidos que no termine, tarde o temprano, en la justicia".

Centrándose en Cataluña, el ourensano recordó que el Tribunal Supremo "está llevando a cabo la causa más importante de la democracia española". Explicó que los jueces han tenido en este caso "un importante protagonismo" ante la "inacción" del Ejecutivo.

Villagómez consideró que los políticos, "teniendo toda legitimidad para resolver los conflictos, delegan en los jueces", para no ser víctimas mediáticas.

"En el caso Cataluña nos estamos jugando el Estado de Derecho", afirmó, al tiempo que se preguntó si la politica a la que se está apelando es "la que aboga por el independentismo y por romper con el orden legal". Al mismo tiempo recordó que, "como dijo el juez Llarena, lo que ocurrió en Cataluña fue un golpe de Estado, el Tribunal Constitucional había dictado hasta 16 resoluciones tumbando las bases del proceso secesionista".

Añadió, abundando en la idea, que "aquí estamos hablando de graves delitos, como lo es el de rebelión, y los jueces tienen que actuar, porque si no, ponemos en tela de juicio todo nuestro sistema democrático".


Presunción de inocencia


Retomando la idea general de interferencia entre jueces y políticos, señaló a la desvirtualización del principio de presunción de inocencia, un principio garantista que "se desvirtúa por los políticos, con el principio de aquí no dimito hasta que se demuestre que soy culpable".

Este error, señaló el magistrado, "ha perdurado durante demasiado tiempo, aunque creo que están dándose cuenta y creando códigos de conducta dentro de los propios partidos".

El ponente señaló que, "aunque hoy no sea quizás el mejor día para decirlo, yo estoy convencido que los tribunales de justicia tienen que servir para resolver los conflictos. Si en vez de hacer esto, lo que hacemos es complicarlos, es que algo no hemos hecho bien los jueces".

Villagómez apeló a esa responsabilidad de los jueces para preservar los aspectos esenciales de la democracia.

En la recta final, se le señaló por parte de uno de los asistentes que el tribunal alemán señaló quel o de Cataluña no era rebelión, a lo que el ponente destacó que "el tribunal alemán no tenía que haberse pronunciado sobre eso".