ENTREVISTA

Helena Freijedo: Detrás de la escena

Es una ourensana orgullosa de serlo, que representa y defiende a artistas de todas las edades, desde veteranos del teatro a jóvenes talentos

Helena Freijedo.
Helena Freijedo.
Helena Freijedo: Detrás de la escena

Dejó Ourense para estudiar Biológicas en Santiago pero su pasión por el cine pudo sobre su espíritu científico. Helena Freijedo lleva treinta años detrás de las bambalinas en los teatros, y de la cámara en el cine y la televisión, como productora y como manager de actrices y actores.  

1. ¿Cómo se fraguó ese pase de la ciencia al cine?

Cuando estaba estudiando la carrera empecé paralelamente los cursos de producción y realización en el Centro de Estudios de la Imagen de Santiago. Al terminar los cursos me salió un trabajo dando clase de imagen y sonido, primero en Peleteiro, en Santiago y luego en el CEI de Sevilla, un año antes de la Expo, donde daba clases de producción. Y así empecé, dando clases y haciendo trabajos para Tele Expo, también allí en Sevilla.

2. ¿Y de Sevilla…?

De Sevilla volví a Santiago en el año santo de 1993 y después me fui a Madrid a hacer un curso de alta definición en el Instituto de Radiotelevisión Española, y a partir de ahí fue cuando empecé a trabajar en cine. Hice varias películas de jefa de producción, cortos y largometrajes.

En ese tiempo, Juan y Medio y me dijo que buscaban una productora artística en Zeppelin, me presenté y me contrataron como directora de Telegenia, la empresa de management de Endemol, que era el grupo al que pertenecía Zeppelin.

Estuve dieciséis años, desde 1994 a 2010. Telegenia era la agencia de representación de los actores y actrices de las series que producía Zeppelin y a partir de 2000, con la llegada de Gran Hermano, también a los participantes de los realities de Zeppelin, Gestmusic…

3. Y a partir de 2010 montaste tu propia agencia ¿No es así?

Así fue. En noviembre de 2010 abrí mi propia agencia que se llama “El papel es tuyo”. A partir de ese momento desarrollé mi actividad personalmente gracias, también es cierto, a una trayectoria y a un prestigio que había ido cosechando a lo largo de toda mi trayectoria anterior.

4. Lo tuyo, al menos cuando empezaste era la producción. ¿compatibilizaste la actividad como productora con la de representante?

Sí, de hecho nunca me desvinculé de la producción en sus diferentes aspectos. Desde 2010, por ejemplo, fui directora de casting de una serie que se llama “Yo quisiera”, que ya va por la segunda temporada y que se emite en Divinity, también trabajé en “Me lo dices o me lo cantas”, para Mediaset. Antes, en 2005 fui productora ejecutiva de un musical infantil que se llamaba “Olimpic”.

Y actualmente estoy trabajando en un proyecto que está más vinculado al ámbito teatral, con un objetivo muy claro, abrir a finales de este año un microteatro en el barrio de las letras en Madrid.

5 ¿Cómo es el día a día en el trabajo de una manager?

Muy duro. De muchas horas. Estás siempre pendiente de todo lo que sucede en el ámbito artístico. Tan pronto como se abre un nuevo proyecto, estás llamando a los directores de casting, para ver cómo son los perfiles de los personajes y si alguno de ellos encaja con alguno de los actores o actrices que llevas. En mi agencia no solo llevo artistas, también presentadores de medios, comunicadores, ejerzo de agente literaria...

6 ¿No hay desconexión nunca?

Solo desconecto el móvil cuando entro en un avión. Es un trabajo que requiere una dedicación total, porque aunque teóricamente eres la representante de un artista, por ejemplo, un actor o una actriz, el manager va mucho más allá de labores como buscarle  trabajo a los actores, intermediar por ellos ante las productoras y las cadenas de televisión, negociar condiciones… 

En fin, además de todas esas tareas que son propias de esta profesión, el manager es en muchas ocasiones la persona que vive más cerca del artista. Está con él mucho tiempo, le acompaña, es su persona de confianza, a veces incluso le aconseja en cuestiones domésticas porque cuando una actriz o un actor se centran en su trabajo buscan ese apoyo también en aquellas cuestiones cotidianas que por razones del trabajo dejan un poco de lado. Yo, de hecho, lo percibo así, creo que la relación entre un actor o actriz y su representante es casi como una relación familiar y en algunos casos, tan estrecha que cuenta con tu opinión para elegir su vestuario o su casa.

7 ¿Y llegas a interiorizar sus problemas y sus éxitos?

Claro. Es que vives muy de cerca toda su vida y te afectan cuando los tiene, los problemas familiares, o los económicos y en sentido positivo, sus éxitos y, en general, cuando surgen grandes o pequeñas satisfacciones. Al final estás con una persona tan cercana que sientes por ella lo mismo que por un familiar muy cercano.

  8 ¿Hace falta tener ojo clínico, para apostar por un candidato que se te presenta como futuro talento?

Yo creo que más que ojo clínico es una cuestión de piel. Tiene que haber feeling. Por lo que comentaba antes, me refiero a ese vínculo tan estrecho que se establece entre el artista y su representante, que en mi caso, me permite saber, por ejemplo a qué tipos de casting debe de presentarse, qué series de televisión son en las que puede encajar por su perfil, etcétera.

Ahora bien, cuando existe ese feeling y artista y representante se aceptan mutuamente, porque creo que es una cuestión de confianza mutua, previamente es porque en el artista hay talento. Porque, por muy buen representante que seas, si no hay buena materia prima, puede que suene la flauta por casualidad una vez, pero, si no es bueno no va a funcionar.

9. En este oficio, La veteranía, la agenda, los contactos... ¿son esas las claves del éxito?

No cabe duda de que cuando llevas, como es mi caso, treinta años en el negocio, tu experiencia, tus contactos, tus relaciones, el sentido profesional que demuestras y que hace que confíen en ti, actores por un lado y empresas por otro, es un valor importante que te facilita mucho el trabajo. Pero el momento actual es muy duro, muy difícil en este sector. Aunque hay proyectos y trabajo, hay muchos actores y actrices en activo. Y en el caso de las actrices es peor, porque cuando alcanzan cierta edad, cada vez tienen menos trabajo, porque hay pocos papeles para mujeres de más de 45 años.

10. en tu agecia llevas muchos valores jovencísimos. ¿Qué tal son las nuevas generaciones?

Magníficas. Tengo niñas y niños de catorce años, por ejemplo, que están super preparados. Los ves triunfando en musicales como Billy Elliot o en series y en cine. Es una generación muy preparada. Ninguno de ellos ha llegado a un escenario o a una película por casualidad. Todos llevan años formándose y desarrollando sus talentos artísticos.