ENTROIDO VERÍN 2018

Los cigarrones ponen orden ante una multitud en el Domingo Corredoiro

Centenares de personas abarrotaron las calles de Verín en una jornada en la que Mercedes Astorga ejerció como pregonera

Los cigarrones ponen orden ante una multitud en el Domingo Corredoiro

Una multitud de gente desafió ayer a las bajas temperaturas que acompañan a toda la provincia para vivir uno de los días grandes del Entroido de Verín, el Domingo Corredoiro, en la que tienen especial protagonismo los cigarrones, que no tardaron en entrar en acción.

Como es habitual, estos esperaban puntuales a los fieles que acudieron a las misas dominicales ante las iglesias Santa María la Mayor y la Merced con sus látigos preparados para fustigar a aquellos despistados.

Un ritual con el que las máscaras quieren dejar claro quién es el verdadero rey del Entroido, el encargado de imponer orden en una villa en la que se desatará la locura durante los próximos días, en los que se avecina jolgorio y disfrute sin freno. En torno a una hilera, los cigarrones hicieron un pasillo y correteaban de un lado a otro para hacer sonar sus chocas.

Mientras, las charangas amenizaban la mañana a las decenas de asistentes, que no perdían detalle del recorrido de los cigarrones, por si acaso se escapaba algún latigazo inesperado.

Dos horas después del inicio de la fiesta, a las 13,30 horas, las miradas se centraron en el escenario colocado en la Praza Maior, donde se procedió a la lectura del pregón del Entroido, protagonizado este año por Mercedes Astorga.

La próxima cita grande de la fiesta verinense llegará en unos días, con el Xoves de Comadres, en el que centenares de mujeres disfrazadas desbordarán los restaurantes del municipio, con la procesión a partir de medianoche en la que la Raíña recibirá a la comitiva encabezada por Don Carnal.