SEGURIDAD VIAL

El Concello de Ourense valora limitar calles a 30 kilómetros por hora

Encargó un informe a la Policía Local a fin de evaluar la conveniencia de esta restricción de la velocidad, además de cambiar los ciclos semafóricos, para poner freno a los atropellos

Reunión en la que se constituyó la comisión técnica para diseñar el plan de movilidad.
Reunión en la que se constituyó la comisión técnica para diseñar el plan de movilidad.
El Concello de Ourense valora limitar calles a 30 kilómetros por hora

El Concello de Ourense busca soluciones para conseguir una reducción de las cifras de atropellos en las calles de la ciudad. Tras poner en marcha la semana pasada una campaña de prevención en el centro de la localidad para alertar a peatones y conductores sobre el incumplimiento de la normativa, el gobierno municipal valora ahora aplicar reducciones de velocidad, pasando de 50 a 30 kilómetros por hora, en determinadas vías y cambiar los ciclos semafóricos para garantizar un tránsito más fluido de los peatones.

Estas cuestiones fueron abordadas ayer en una reunión celebrada en la casa consistorial en la que estuvieron presentes el alcalde, Jesús Vázquez; los concejales Carlos Campos, Belén Iglesias, José Araújo y Sofía Godoy; y la intendente jefe de la Policía Local, María Barrera.

Precisamente, será el cuerpo policial el encargado de llevar a cabo un análisis pormenorizado con el que se puedan identificar las calles en las que estas medidas puedan resultar eficaces. "Es importante ese estudio, porque tampoco queremos generar atascos innecesarios", apunta el edil de Seguridad Ciudadana, Carlos Campos.

En la regulación de los pasos de cebra, también se antoja clave desbloquear el procedimiento, pendiente de valoración económica, para contratar la concesión semafórica, en precario desde hace casi dos años. Campos asegura que el nuevo pliego contempla la instalación de nuevos semáforos en la ciudad y mejoras en el servicio.

Pedagogía

El trabajo que están realizando en las zonas conflictivas desde la semana pasada agentes de la Policía Local para concienciar a la ciudadanía se complementará con la presencia de voluntarios, que incidirán en esta campaña de sensibilización e información.

Así se lo trasladó ayer Jesús Vázquez a una representación de Stop Accidentes, encabezada por su portavoz Benito Bouzada, que se congratula de que el Concello incida en la labor pedagógica. "Siempre dijimos que era necesario enfocar esta problemática desde la prevención, hacer ver a conductores y peatones sus malos hábitos", señala Bouzada, que añade: "Apostamos siempre por promover la faceta educativa, aunque llegado el caso, si la Policía detecta infracciones reiteradas, debe proceder a sancionar".