La Región

ROBO

Roban a un vecino de Xinzo al que drogaron en una cita

Es la quinta víctima de dos investigados en Pontevedra por asaltos mediante sumisión química

Los objetos intervenidos en la vivienda de los investigados.
Los objetos intervenidos en la vivienda de los investigados.
Roban a un vecino de Xinzo al que drogaron en una cita

Los dos vecinos de Vigo que ingresaron la pasada semana en la prisión de A Lama por robar a cuatro hombres a los que previamente drogaron han sumado una nueva víctima en la provincia de Ourense, quien, tras pensárselo dos veces, se atrevió a denunciar. Esta vez en Xinzo de Limia, según trascendió este lunes, aunque podría haber más en Ourense dada la cantidad de joyas intervenidas en el registro domiciliario practicado a los investigados.

En esta ocasión, el esquema delictivo es el mismo que en los otros casos detectados en Pontevedra, Vigo y Santiago. El colombiano Miguel Ángel D., de 42 años, contaba con hombres de mediana edad a través de una conocida red social de encuentros (Badoo). Tras ganarse su confianza, concertaba una cita en un bar próximo a la vivienda del supuesto ligue y, en un descuido, le suministraba benzodiacepinas (fármacos con efectos sedantes como el Trankimazín u Orfidal). Una vez que la víctima se encontraba indispuesta, según los investigadores de la Comisaría de Pontevedra, entraba en juego Iván G.F. (42), quien estaba en las proximidades del bar esperando la llamada de su compinche y compañero de piso para ayudar a subir a la víctima al domicilio. Este último lo niega, aunque el primero se mostró más colaborador.

Las víctimas llegaban a sus pisos prácticamente inconscientes y hasta el día siguiente no se daban cuenta de lo sucedido: el robo de joyas -se localizaron más de 60 relojes-, dinero -2.000 euros en efectivo-, teléfono móviles y aparatos informáticos o electrónicos. En alguno de los casos, se han recuperado tarjetas bancarias sustraídas con las que habían hecho retiradas en efectivo en cajeros y diferentes cargos en cuenta.

Por ahora, los investigadores -a falta del caso de Ourense- les imputan cuatro delitos de robo con violencia e intimidación, dos delitos de lesiones y varios delitos de estafas informáticas, por usar de manera ilícita las tarjetas de crédito. Las lesiones se refieren a uno de los denunciantes que sufrió la rotura de varias costillas, y a una "víctima paralela", ya que uno de los perjudicados era el cuidador de un anciano dependiente que fue hallado con el fémur roto, tras caerse de la cama al no ser podida atendida debidamente porque el trabajador estaba inconsciente.

Las joyas recuperadas están expuestas en la Comisaría de Pontevedra por si algún ciudadano afectado quiere verlas. A este respecto, las autoridades han recordado que ante este tipo de delitos sus casos se abordan "con total discreción", por lo que han animado a los que hayan sido víctimas de este tipo de delitos a que denuncien "directamente" ante la Policía. 


La “vergüenza" complicó la investigación


El responsable de la investigación, Diego Amaya, jefe de la Policía Judicial en Pontevedra, explicó que la investigación fue "dificultosa" porque al haber sido drogadas las víctimas "no recordaban muy bien" lo que había sucedido. Además, al no haber reconocido públicamente su homosexualidad sentían "algún tipo de vergüenza" a la hora de presentar su denuncia.