La Región

ENTREVISTA

"Hasta que no vives una situación de cerca no te informas del cáncer"

Kelly Pereira es trabajadora social y responsable de la oficina de la AECC en Xinzo de Limia

La trabajadora social de la asociación en Xinzo, Kelly Pereira (JOSÉ PAZ).
La trabajadora social de la asociación en Xinzo, Kelly Pereira (JOSÉ PAZ).
"Hasta que no vives una situación de cerca no te informas del cáncer"

La Asociación Española Contra el Cáncer inició su andadura en la comarca de A Limia hace poco más de un mes. Su responsable, la trabajadora social Kelly Pereira, ha atendido ya siete casos y promovido, en colaboración con la Escola Rural de Saúde da Limia, un extenso "obradoiro" destinado a pacientes con esta dolencia. Pasadas las elecciones municipales, el objetivo es que la entidad -ya instalada en Ourense, O Barco y la capital limiana- se extienda hasta la villa verinesa, una posibilidad que ya ha empezado a negociarse. 

¿Cómo están transcurriendo las primeras semanas de funcionamiento de la oficina de Xinzo?

Estamos manteniendo las primeras reuniones de coordinación con otros organismos, como pueden ser centros de salud de la comarca y departamentos de Servicios Sociales  de los diferentes Concellos. El objetivo es informarlos de los servicios que tenemos y que ellos, a su vez, lo hagan con los pacientes si detectan esa necesidad. 

¿Qué tal está resultando esa colaboración?

Con los profesionales de los centros de salud muy bien. También tuve contacto telefónico con todas las trabajadoras sociales y se mostraron muy abiertas a colaborar. Quedan las últimas reuniones cara a cara. Queremos tejer una red de contactos para que sepan que estamos aquí a la hora de las posibles derivaciones. 

¿Cuál será su papel en la comarca?

Prestaré varios servicios dentro de la atención social, como tramitaciones de ayudas económicas propias de la asociación. Nosotros cubrimos un poco esas ayudas mientras los solicitantes no reciben las públicas. También ofrecemos préstamo de material ortoprotésico o camas articuladas, entre otras. Esto es algo que no hacen otros organismos públicos, de hecho, cuando alguien se apunta en el Sergas para obtener una cama articulada la lista de espera a la que se enfrenta es bastante larga. También prestamos atención psicológica. 

¿Cuántos casos ha atendido en lo que va de mes?

Siete casos. Algunos se presentaron directamente en la oficina y otros me contactaron por el teléfono que figura en los carteles. En algún caso se solicitó ayuda económica y en otros las personas habían recibido un diagnóstico recientemente y se sentían un poco perdidos, sin saber muy bien qué hacer. 

¿Cómo se enfrenta usted a un caso como el último?

En la primera sesión intento hacer una escucha activa y que esas personas vayan soltando carga. A raíz de ahí ya voy detectando las necesidades y planteando soluciones. 

¿Existen más casos de cáncer en la Comarca de A Limia que en otras?

Nosotros, internamente, no tenemos ninguna evidencia que sostenga eso. Los datos que tenemos son a nivel provincial, aunque está claro que la demografía influye y que somos una provincia envejecida. 

¿Falta conocimiento sobre su Asociación?

Hay mucho desconocimiento de los servicios que prestamos desde la asociación, así como de los programas y ayudas. 

¿Por qué cree que ocurre eso?

Hacemos campañas continuamente, pero hay muchas asociaciones y organismos y la gente está saturada. Hasta que no vives una situación de cerca no te empiezas a informar sobre el cáncer.