Celanova

Casa en una aldea de Gomesende por 50 euros al año “para quen a traballe"

Celanova

Celanova

Casa en una aldea de Gomesende por 50 euros al año “para quen a traballe"

La Casa da Poza, en una pequeña aldea celanovesa, se alquila por 50 euros al año.
photo_cameraLa Casa da Poza, en una pequeña aldea celanovesa, se alquila por 50 euros al año.
Una familia de Poulo lanza un concurso para escoger el mejor proyecto que habite la vivienda: "Cremos que hai vida no rural"

A Casa da Poza es una historia de defensa del rural ourensano. Una familia de la aldea de Poulo, en el concello de Gomesende, ofrece la vivienda que perteneció a sus antepasados por 50 euros al año de alquiler. Un precio simbólico cuyo único requisito está en el lema de la iniciativa: "A casa para quen a traballe!". Escogerán el mejor de los proyectos de vida en el rural presentados al formulario disponible en la web creada para esto, que ha recibido en cinco días más de 100.000 visitas.

 "Cremos na posibilidade de que si que hai vida no rural. Esta é unha alternativa máis xurdida da nosa preocupación pola despoboación e polo noso agro", cuenta al otro lado del teléfono uno de los propietarios. Hasta el 30 de abril, los interesados pueden presentar sus ideas (casadapozapoulo.wordpress.com) y, en el plazo máximo de tres meses, trasladarse a Poulo a comenzar una nueva vida.

"Estivemos dándolle voltas e pareceunos unha boa alternativa. É algo meditado. Non queremos deixar morrer isto, pero non falo só da casa. Senón do rural. Se non se lle da solución...", explica el propietario. Las redes sociales han hecho su trabajo y empiezan a llegar los proyectos.


“Non é casa de fin de semana"


La casa tiene 200 metros y una finca cerrada de 1.400 metros, con un pozo y terreno para trabajarlo como huerto. Todo ello en un marco incomparable del rural ourensano. "Poden presentarse familias, un grupo de xente... O requisito é un proxecto, que sexa relacionado co rural, sostible...", recuerdan. 

El contrato que ofrecen es de ocho años, prorrogable a 10 años, para aquella familia o grupo de personas que presente la iniciativa más adecuada. "Teñen que empadroarse no Concello e ter claro que o aluger está unido a un proxecto de vida aquí. Non queremos que isto sexa unha casa de fin de semana", aclaran.

La casa está lista para entrar a vivir, apenas necesita acondicionamientos previos fruto del desuso de la vivienda. "Non pretendemos que ninguén nos arranxe a casa. Pódese entrar xa. Hai luz, auga, baños...Entendemos que, por exemplo, os colchóns haberá que tiralos e quen veña terá que facer algúns arreglos para habitala", explican.

Apenas hace cinco días que han hecho público el proyecto y toca estudiar iniciativas. "Estamos sorprendidos coa acollida. Recibimos visitas na web ata de Isla Reunión". 

Aquí no hay favoritismos. "Chamáronme coñecidos, pero non me vale. Todos teñen que facer o mesmo proceso e escolleremos o proxecto ao final".

La familia o grupo de personas que finalmente vivan en la Casa da Poza no se encontrarán solos. "Nós apoiaremos a quen veña a vivir, dándolles ideas ou no que poidamos", dice la familia. 


A precio de saldo


"Preferimos falar de traballo, de involucrarse, de ilusión e de proxectos que de diñeiro. Non queremos ver como a casa se derrumba só porque ninguén vive nela. Logo, non é mellor atopar alguén que a coide?", se preguntan en la web los responsables de la iniciativa, que no pierden la fe en la vida en el rural ourensano. Ahora toca decidir el futuro de la casa familiar. 


Un alquiler simbólico a cambio de una iniciativa de vida que beneficie a la aldea


"O obxectivo do contrato é que oshabitantes traballen no mantemento da vivenda e coidado do terreo durante este período, mentres desenvolven a súa actividade, e invirtan na casa a cambio de non pagar alugueiro", apuntan los promotores de la iniciativa. Entre las prioridades destacadas para ganar el concurso están "ser unha persoa xa residente en Ourense, en Galicia ou vencellada ao territorio, ter un proxecto de vivenda a longo prazo, ser un grupo cohesionado e con experiencia na convivencia, coñecementos de albanelería, carpintería e construcción, que o proxecto de vivenda vaia acompañado dun proxecto laboral acorde co modo de vida rural e que o beneficios revirtan na aldea, no concello ou nos arredores". n

Más en Celanova