PAPELES DEL ROCK

Un caballo loco y un buscador de oro

Neil Young afirmó en su página web que la banda tenía ya preparadas 11 canciones listas para entrar al estudio y empezar la grabación de un nuevo álbum

El idilio entre la banda Crazy Horse y Neil Young suma otro capítulo con la publicación de un nuevo trabajo de estudio.
El idilio entre la banda Crazy Horse y Neil Young suma otro capítulo con la publicación de un nuevo trabajo de estudio.
Un caballo loco y un buscador de oro

Visionario, poeta, mito del rock, padre espiritual de todo el movimiento que hoy conocemos como el sonido Americana y figura sin la que no se puede entender la idiosincrasia del rock en los Estados Unidos, nuestro Neil Young recientemente nos ha dado una gran noticia: La confirmación de que está grabando un nuevo disco con Crazy Horse, la banda con la cual ha dejado para la posteridad muchas de las obras a las cuales debe el carácter de leyenda que ostenta en la historia del rock y de la música popular contemporánea. De hecho, a primeros de abril Neil Young en persona afirmó en su página web que la banda tenía ya preparadas, tras varias semanas de ensayos, 11 canciones listas para entrar al estudio y empezar la grabación de un nuevo álbum de estudio, el primero que editará Crazy Horse desde su "Psychedelic Pill’"de 2012. 

Neil Young ha insistido en su recientes declaraciones en la gran ilusión con la que afrontan la grabación de este nuevo trabajo. “Estamos realmente emocionados ante el reto de hacer este nuevo disco y continuar nuestra historia. Esperamos sinceramente que todos nuestros fanáticos disfruten nuestra nueva música cuando sea lanzada este año, porque nosotros la estamos disfrutando de corazón”.

Este nuevo disco de Neil Young con Crazy Horse viene a ser la consecuencia natural de lo que fue el regreso del combo este pasado año 2018 para una serie de conciertos en la costa oeste norteamericana, aunque sin el guitarrista Frank "Poncho" Sampedro, que declinó la oferta para volver al grupo, entrando en su lugar Nils Lofgren, conocido fundamentalmente por su labor en la E Street Band de Bruce Springsteen, pero cuya historia está íntimamente ligada a la de Neil Young: no olvidemos que grabó con él el mítico "After The Gold Rush’"de 1970 y su "Tonight's the Night" de 1975, así como el controvertido "Trans" de 1982.

En declaraciones a la revista Rolling Stone en Estados Unidos, Lofgren explicó en cierto modo atrabiliario de su reincorporación al trabajo con Neil Young. “Estaba descansando junto a la piscina de mi casa en Phoenix, Arizona, con mi mujer Amy en abril de 2018 cuando sonó el teléfono. Era sábado y pensé para mis adentros: “¿Quién está llamando un fin de semana?” ¿de qué me tendré que ocupar ahora?”.  

Resultó ser Neil Young. "Dijo: Mira, tenemos estos cinco shows de Crazy Horse en California para conmemorar el lanzamiento del álbum de Roxy. Poncho Sampedro no puede hacerlo. En lugar de cancelar los shows, nos preguntamos si puedes unirte a la banda y sin ensayar, tocar con nosotros”. Yo tenía previsto iniciar una extensa gira por el Reino Unido el 14 de mayo, solo ocho días después del último concierto, pero si me lo organizaba bien, sería factible que lo hiciera funcionar. Hablé con Amy, miré el calendario y dije: “Dame un día. Te devolveré la llamada para ver si puedo hacer que esto funcione. "Al día siguiente, él me devolvió la llamada y le dije:" Ok, estoy listo. Vamos a hacerlo”.

La noche de apertura de la gira de Crazy Horse de 2018 no fue tan improvisada, pero alimentados todos de la energía que se respiraba en el escenario, retomando el espíritu libérrimo de mediados de los 70 y gracias a que a pesar de que tuvo que enfrentarse a aprender casi sobre la marcha canciones como "Big Time" y "Scattered (Let's Think About Livin ')" que nunca había tocado en vivo con o sin Young, el que se incluyera en el set list temas como “Don´ t Cry No Tears” y “Like a Hurricane” así como otras de ‘After the Gold Rush’ y "Tonight´s the Night"facilitaron las cosas, además de crear, en el caso de los temas pertenecientes al último álbum mencionado, una atmósfera muy emotiva que hacía de cada interpretación un homenaje al fallecido Ben Keith. "Cuatro de los cinco estamos de pie'", dice Lofgren. "Eso tiene que ser bueno. Extrañaremos a Ben, pero su espíritu está con nosotros".

No hubo planes futuros para Crazy Horse después de que la mini-gira concluyera el 6 de mayo de 2018 en el Teatro Fox en Bakersfield, y Lofgren voló a Inglaterra pensando que quizás nunca volvería a tocar con ellos. Pero luego, en diciembre, recibió otra llamada de Young. "Nils, voy a Winnipeg donde tengo una historia tan larga, ya sabes…quiero visitar a viejos familiares y amigos y hacer un par de shows con Crazy Horse. ¿Puedes hacerlo?'".

Aceptó felizmente, aunque esta vez tuvo un poco más de tiempo para prepararse. Mientras Young estaba ocupado tocando shows individuales en Wisconsin y Minnesota, Lofgren viajó a Dakota del Sur para ensayar con Ralph Molina y Billy Talbot en el estudio de la casa del bajista. Estaba en ese inmenso trozo de América casi deshabitada y la temperatura estaba muy por debajo de cero. Y en medio de ese clima helador, los tres se subieron a un autobús y condujeron más de 10 horas a Winnipeg para los shows.  

Los orígenes de esa banda se remontan a 1963, cuando empezaron bajo el nombre de Danny & The Memories y eran uno más de los centenares de grupos que cantaban doo-wop a capella. Acabarían integrándose en el rock psicodélico de finales de los 60 como The Rockets y Neil Young les conoció en el verano de 1968, poco después de la disolución de Buffalo Springfield en el Whisky A Go-Go de Los Angeles. No tardó en convertirles en su nueva banda, reclutando a Danny Whitten en la guitarra, Billy Talbot en el bajo y Ralph Molina en la batería bajo el nombre de Crazy Horse. En dos semanas grababan el legendario álbum ‘"Everybody Knows This Is Nowhere", publicado en mayo de 1969 y el resto de la historia, ya es conocido. 

Ahora esa banda vuelve a un estudio de grabación, y pronto tendremos un nuevo disco de estudio a cargo de unos músicos que tras haber convencido a toda la prensa musical americana en su vuelta a los escenarios, ahora afrontan el reto de poner a prueba su creatividad componiendo nuevas canciones que obviamente, quien suscribe estas líneas, está realmente ansioso por escuchar, en la confianza de que esas buenas vibraciones que parecen reinar en su entorno musical les lleven a presentar ese próximo disco no sólo en América, sino también en Europa.