La Región

CULTURA

“Érase una vez en... Hollywood”: Tarantino y la última chispa del cine olvidado

La novena película del director de “Pulp Fiction” resulta una carta de amor nostálgico al Hollywood de los 60
Brad Pitt y Leonardo Di Caprio en una escena de "Érase una vez en... Hollywood"
Brad Pitt y Leonardo Di Caprio en una escena de "Érase una vez en... Hollywood"
“Érase una vez en... Hollywood”: Tarantino y la última chispa del cine olvidado

Hollywood no existe. Claro que en Los Ángeles hay un distrito que se llama así, un pedazo de tierra que reúne no pocos engranajes de la industria del cine, pero el Hollywood que importa -el Olimpo donde pasean los dioses del siglo XX- no existe. Es una bella mentira, meticulosamente tejida a base de cotilleos y exageraciones, y Quentin Tarantino lo sabe. 

¿A santo de qué, si no, iba a bautizar su última película con una fórmula de cuento de hadas, como si hablara de Camelot, o de un bosque encantado? Érase una vez en... Hollywood es la novena película del célebre director de Knoxville -las dos partes de Kill Bill cuentan como una sola-, y aterriza hoy en la cartelera española entre glamour, misterio y nostalgia por el cine perdido.

Leonardo Di Caprio y Brad Pitt protagonizan la particular carta de amor de Tarantino al Hollywood mítico. El primero encarna a Rick Dalton, un actor que se hizo un nombre en la industria protagonizando series de western, mientras que el segundo interpreta a su mejor amigo -y también su doble de acción-, Cliff Booth.

Ambos actores son viejos conocidos de Tarantino: dieron vida, respectivamente, al sádico ricachón Calvin Candie en Django desencadenado y al coronel Aldo Raine de Malditos bastardos. En esta ocasión, Di Caprio y Pitt intentarán abrirse camino por un Hollywood en pleno cambio: es 1969, el año de Easy Rider y La leyenda de la ciudad sin nombre, y el sueño está cerca de acabar.


 La cara más oscura del sueño americano


“En Hollywood hay grandes éxitos y grandes fracasos y unos viven junto a los otros, en la puerta de al lado”, reflexiona Tarantino en una entrevista para el Heraldo de Aragón. Rick y Cliff, a ratos perdedores y a ratos resignados, aportan la dimensión del fracaso al corazón del sueño americano, todo éxito y oropeles. El corazón de la historia, sin embargo, tiene nombre propio: Sharon Tate.

La malograda actriz es interpretada en Érase una vez en... Hollywood por Margot Robbie, y su tristemente famoso asesinato a manos de los seguidores de Charles Manson es el agujero negro que los espectadores tenemos siempre en mente tras los carteles y los paparazzi, desde mucho antes de comenzar esta película. Tras el éxito luminoso, el fracaso cotidiano; tras la inmortalidad de la pantalla grande, la sordidez de un crimen impensable.

Y aún así, tal vez todo lo dicho queda refutado por la propia existencia de esta película. Érase una vez en... Hollywood es -según informa La Vanguardia- el único estreno que ha superado este año los 100 millones de dólares en taquilla sin ser parte de una saga o una franquicia ya establecida. En su recuerdo nostálgico de un Hollywood que pierde a sus estrellas, cada película de Tarantino supone un auténtico evento. Un pequeño retorno al star system de la fábrica de sueños.

El estadounidense ha repetido hasta el infinito que su próxima película será también su última, y parece dispuesto a cumplir su amenaza. Tal vez entonces el círculo se cierre y Hollywood -el imaginario, el soñado, el que flota más allá de modas y superhéroes- sí deje de existir.


En Ourense, podemos disfrutar de Érase una vez en... Hollywood en los Cines Ponte Vella: a las 17:30 horas y las 20:45 horas en versión estándar y a las 19:00 horas y 22:15 horas con el sistema Dolby Atmos.

Puedes consultar la cartelera completa haciendo clic en este enlace:

Cines Ponte Vella